miércoles, 6 de octubre de 2010

Contubernio 2012: fabrican candidatura de Peña Nieto

Apro/Jenaro Villamil/
10/3/2010

En una acción perfectamente sincronizada, el territorio del Estado de México se convirtió en menos de un mes en el laboratorio del proyecto de sucesión presidencial para 2012 y en plataforma de lanzamiento de Enrique Peña Nieto.

Las redes políticas y mediáticas de los dos principales ejes del proyecto del mandatario mexiquense –el expresidente Carlos Salinas de Gortari y la empresa Televisa– se enlazaron en el tramo más reciente con un solo propósito: proyectar la imagen de Peña Nieto como un “gobernador eficaz”.




Al viejo estilo priista, mediante el mayoriteo en el Congreso local y un dictamen fast track se aprobó un paquete de contrarreformas electorales.

En buena medida, las iniciativas se inspiraron en un modelo propuesto por José Córdoba Montoya, el jefe de la Oficina Presidencial en tiempos de Carlos Salinas; él fue autor de la tesis de crear “mayorías estables” en los congresos y de eliminar los gobiernos divididos, como destaca el artículo “Contra el proporcionalismo”, publicado en el diario Reforma el 11 de abril de este año.

En paralelo, a partir de este mes el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE), liderado por Elba Esther Gordillo Morales, pondrá en movimiento una auténtica estructura paralela a la del PRI que comprende las 17 mil 500 casillas electorales en todo territorio mexiquense; incluso el organismo magisterial ya comenzó a recibir apoyos financieros a través del Programa de Apoyo para el Desempeño Académico.

Gordillo Morales negoció su apoyo a Peña Nieto a cambio de que se eliminara del paquete de reformas electorales la cláusula de gobernabilidad para evitar que su partido, el Panal, se quedara sin sus diputados plurinominales.



Hoy, el Panal tiene seis diputados en el Congreso mexiquense, dos menos que la bancada del PRD. Los votos de los legisladores del Panal fueron indispensables para lograr la mayoría calificada en la contrarreforma electoral de Peña Nieto.

Al igual que Salinas, Gordillo coqueteó con la posibilidad de apoyar al empresario Carlos Hank Rohn como candidato a la gubernatura del Estado de México en 2011. Su propósito: lograr mejores condiciones de negociación con Peña Nieto, según confirmaron a Proceso distintas fuentes.

A principios de septiembre incluso un representante del Panal asistió a una reunión de apoyo a Hank Rohn. El día 8 de ese mes, Milenio diario informó que el líder estatal del PAN, Octavio Germán, apoyaría la nominación del empresario e hijo de Carlos Hank González, el otrora hombre fuerte de la política del Estado de México.

LAS REDES DE SALINAS Y TELEVISA

En la entidad son varios los que afirman que el verdadero candidato del expresidente Salinas de Gortari para suceder a Peña Nieto es Luis Videgaray Caso, exsecretario de Finanzas y actual presidente de la Comisión de Presupuesto en la LIX Legislatura federal.

De acuerdo con ese escenario, Videgaray se confrontaría con Ernesto Nemer, líder de la mayoría de 39 legisladores priistas mexiquenses, y con Alfredo del Mazo Maza, heredero de la dinastía de exgobernadores y actual alcalde de Huixquilucan.

Apadrinado por la mayoría de los mandatarios con los que ha trabajado: Emilio Chuayfett, César Camacho y Arturo Montiel, Nemer representa a la clase política de “los tolucos”, como se conoce a los cuadros institucionales del priismo estatal. Está casado con Carolina Monroy del Mazo, actual secretaria de Desarrollo Económico y prima de Alfredo del Mazo Maza, heredero de la dinastía del Grupo Atlacomulco que ha gobernado la entidad desde los años cuarenta.

A su vez, Videgaray forma parte de la generación de los llamados Golden Boys que llegó al Estado de México durante la administración de Arturo Montiel; trabajó bajo las órdenes de Pedro Aspe, secretario de Hacienda durantre el sexenio salinista, en la consultora Protego. De ahí pasó a la dirección de Finanzas Públicas Estatales y más tarde a la Secretaría de Finanzas del gobierno local, en la administración de Peña Nieto. Él fue el responsable de la reestructuración de la deuda pública del Estado de México.

Videgaray cuenta con el respaldo de Carlos Salinas y del consorcio Televisa, en el cual su exjefe Aspe es miembro del Consejo de Administración. Aspe fue el artífice de la creación de la empresa de aviación comercial de bajo costo, Volaris, donde el corporativo de Emilio Azcárraga Jean participó con 25% de las acciones.

Salinas y Televisa apuntalan la Iniciativa 2012 para apoyar a Peña Nieto, siempre y cuando el mandatario les garantice el triunfo del PRI en las elecciones estatales de 2011.



“Lo que está en juego no es la gubernatura, es el proyecto presidencial de 2012”, advierte Ricardo Moreno, coordinador de los diputados del PRD en el Congreso mexiquense.

“Resolver el problema de 2011 es el gran obstáculo para Peña Nieto. Su paquete de contrarreforma electoral fue un claro mensaje a la oligarquía de que él puede encabezar un ‘Estado eficaz’, en contra de la tesis del ‘Estado fallido’”, abunda Moreno.

Aun cuando Peña Nieto pudo conjurar la posibilidad de una candidatura común del PAN y del PRD para 2011, no midió la posibilidad de una movilización social en su estado, protagonizada por Andrés Manuel López Obrador.

En los últimos días, el ex candidato tabasqueño manifestó su oposición a la alianza electoral PAN-PRD, incluso comenzó una gira que incluye una visita a los 125 municipios de la entidad. López Obrador suele presentar una fotografía en la que se observa al mandatario mexiquense abrazado del expresidente Carlos Salinas. Con ello, López Obrador adelanta la disputa por la sucesión de 2012.

Las encuestas recientes colocan a Peña Nieto y a López Obrador como las principales figuras para 2012. En su sondeo del 18 de septiembre, Consulta Mitofsky, vinculada a Televisa, otorgaba 51% de las preferencias a Peña Nieto; 16% a López Obrador, y 15% al senador panista Santiago Creel.

Conjurada la posibilidad de una alianza PAN-PRD, Andrés Manuel López Obrador ha movilizado a grupos perredistas para que apoyen a Alejandro Encinas como candidato a gobernador para 2011.

Y aun cuando el candidato del PAN aun no se define, en Los Pinos se inclinan por Luis Felipe Bravo Mena, secretario privado del presidente Felipe Calderón; el senador Ulises Ramírez también figura como aspirante.

LA CONTRAREFORMA ELECTORAL


Peña Nieto hizo su primera demostración de fuerza poco después de su quinto informe de gobierno, el 8 de septiembre. Ese día su secretario general de Gobierno, Luis Enrique Miranda Nava, promovió un paquete de seis iniciativas para modificar la Constitución estatal y la ley electoral mexiquense.

Con una velocidad inusitada, Peña Nieto logró a través del PRI, PVEM, Convergencia y Panal la aprobación del paquete de “contrarreforma electoral”, bautizado en la prensa como la Ley Peña Nieto.

Dos de ellas son de índole constitucional y están encaminadas a cancelar las candidaturas comunes.

Su propósito es conjurar una probable alianza PAN-PRD y disminuir de 90 a 45 días el periodo de las campañas y de 45 a 10 días las precampañas. De esa manera la competencia formal se reducirá a mes y medio, lo que beneficiará a las campañas de alta exposición mediática.

Las otras cuatro reformas ordenan recortar 10% el financiamiento público a los partidos; aumentar al doble el porcentaje de ciudadanos insaculados por cada sección electoral, y modificar el Organo Técnico de Fiscalización del Instituto Electoral del Estado de México, acrecentando la opacidad en este organismo.

Como en los viejos tiempos del PRI, las reformas fast track se dictaminaron el 12 de septiembre y se aprobaron dos días después con 52 votos (39 del PRI, seis del Panal, tres del Partido Verde, tres de Convergencia y uno del PSD) y 21 en contra del PAN, PRD y PT.

Durante la sesión, los diputados opositores llevaron féretros a la sesión del Congreso para simbolizar “la muerte de la democracia”; incluso repartieron tamales “como en todo buen funeral”.

Sin importar esa airada reacción, Peña Nieto promulgó el 24 de septiembre las reformas y adujo que las alianzas no estaban canceladas. Videgaray fue el primero en salir al quite. En su Twitter advirtió que Guanajuato, controlado por el PAN, se aprobaron reformas similares.

La discusión llegó ruidosamente al recinto de San Lázaro y al Senado. En esta instancia, a propuesta del PAN, se votó el 23 de septiembre la posibilidad de que la Junta de Coordinación Política analizara la formación de una comisión especial de seguimiento al proceso electoral del Estado de México. Hubo 59 votos a favor y 28 en contra.

Los senadores del PVEM Arturo Escobar y Manuel Velasco trataron de vetar la propuesta de punto de acuerdo. Velasco comentó que en el Estado de México panistas y perredistas “están utilizando un discurso de sucesión adelantada”; también les reprochó que hubieran aprobado el punto de acuerdo “denigrando al gobernador (Peña Nieto)”.

La Junta de Coordinación Política del Senado decidió ese 23 de septiembre aplazar una semana la decisión de si formaban dicha comisión. PAN y PRD anunciaron que interpondrán recursos de anticonstitucionalidad contra la llamada Ley Peña Nieto.

El 24 de septiembre, cuando arreciaban las críticas en el Senado y la Cámara de Diputados contra el gobernador mexiquense, la revista Caras de Televisa publicó un publirreportaje sobre la boda de Enrique Peña Nieto con la actriz Angélica Rivera. El material ocupa 25 páginas e incluye fotos de la pareja, así como la fecha del enlace religioso: 27 de noviembre.

AL RESCATE TELEVISA

Televisa salió una vez más al quite de su cliente consentido. Gracias a Caras, el romance de Enrique Peña Nieto y La Gaviota volvió a ser mencionado en programas de espectáculos del consorcio.

Apenas un mes antes, Peña Nieto gastó 92 millones de pesos en los canales de Televisa para difundir un spot de 43 segundos, en la víspera de su quinto informe de gobierno, así como los anuncios de “los 600 compromisos cumplidos” .

La batuta de Televisa se dejó sentir desde la ceremonia del 5 de septiembre en el Teatro Morelos. El vicepresidente de Comercialización del corporativo y accionista de la empresa TV Promo, Alejandro Quintero, junto con el productor Pedro Torres, socio de la firma The Mates Group, también vinculada al “Canal de las estrellas”, fueron los encargados del montaje y del guión del Quinto informe de gobierno.

Los productores de Televisa desplazaron a los responsables de la Televisión Mexiquense. Dos dos días antes del informe, una unidad móvil con 16 cámaras, dos grúas y un teleprompter de la empresa arribaron al Teatro Morelos para que Peña Nieto pudiera leer de manera fluida el discurso.

En su mensaje central, el gobernador mexiquense advirtió que una posible alianza PAN-PRD para los comicios locales de 2011 puede constituir una amenaza mayor para el país que el crimen organizado.

El equipo de Alejandro Quintero y TV Promo no sólo asesora a Peña Nieto para desviar la atención con el romance y la futura boda eclesiástica con la actriz Angélica Rivera, también puso a su dispocisión toda la mercadotecnia para apuntalar la figura del priista en las encuestas.

Versiones recabadas entre las propias empresas de consultoría y mercadotecnia señalan que a través de Quintero, Televisa ha unificado a las principales encuestadoras para colocar a Peña Nieto por arriba del índice de aceptación de 50%.

Entre esas encuestadoras están GEA-ISA y el Grupo de Comunicación Estratégica, dirigida por el exsecretario particular de Ernesto Zedillo, Liébano Sáenz, y el coahuilense Federico Berrueto.

Reforma y la empresa Demotecnia, de María de las Heras, se salieron de ese “consenso”. El 24 de mayo De las Heras publicó en el periódico español El País que Peña Nieto tuvo una fuerte caída a raíz del caso Paulette.

A la pregunta de “Después de ver cómo manejó la Procuraduría estatal el asunto de la niña Paulette ¿su opinión sobre el gobernador Enrique Peña Nieto es mejor o peor?”, 45% contestó que peor y 12% “igual de mala”.

Dos meses antes, De las Heras rompió de manera abrupta con Milenio diario, cuando le ordenaron compartir el espacio con la encuestadora de Sáenz y Berrueto. En una carta difundida el 16 de marzo, De las Heras afirmó que se negaba a trabajar con Liébano Saénz, “cuyo profesionalismo y capacidad para realizar estudios demoscópicos he puesto en entredicho públicamente”.

Sáenz se reúne con frecuencia en las oficinas de Alejandro Quintero, en Televisa, y en sus colaboraciones en Milenio diario insiste en que es irrefrenable el avance de Peña Nieto rumbo a 2012.

Su sondeo difundido el 25 de agosto daba al priista mexiquense una preferencia de 50.7% frente a 14% del panista Santiago Creel y 10.3% del perredista Ebrard. Si López Obrador fuera el candidato, Peña Nieto ganaría con 53.9%, mientras que López Obrador tendría sólo 9.8%.

Cuatro días después, el 29 de agosto, el periódico Reforma publicó otra encuesta que contrastó con las cifras de Gabinete de Comunicación y Estrategia (GCE): Peña Nieto tenía 43% de preferencias (casi siete puntos por debajo de la mayoría de encuestadoras), López Obrador 24% y Creel 15%.

UNA BODA DE PANTALLA



Con un despliegue de 25 páginas a todo color, con fotos de sus hijos y de ambos posando, Enrique Peña Nieto y la actriz Angélica Rivera, aparecen en la última edición de la revista Caras, propiedad de Editorial Televisa, para anunciar su próximo enlace matrimonial el 27 de noviembre y negar que su amor se trate sólo de un spot o de un reality emotional.


Con la difusión de esta entrevista, Peña Nieto vuelve a utilizar su vida privada para desviar la polémica mediática generada ante las reformas electorales en el Estado de México, que representan un retroceso democrático de dos décadas.


En el segundo párrafo del publirreportaje se pretende desmentir lo que ha ganado terreno en la percepción pública: que esta relación forma parte del montaje publicitario para “vender” una imagen adecuada para un precandidato presidencial sin luces propias ni mucha trayectoria.

“Como figuras públicas que son, mucho se ha dicho acerca de su romance de dos años. Comentarios desde que es estrategia de mercadotecnia para hacer una precampaña presidencial para 2012, que la relación es un montaje, que obligan a sus hijos a aparentar que se quieren y que todo es idea de Televisa, son algunos de los argumentos sin fundamentos que han circulado en los medios de comunicación en relación con su romance”, advierte la nota que está firmada por Lucía Alarcón Zamacona.

Sin embargo, las incongruencias son claras en la “versión rosa” de una relación que debería estar en el ámbito privado, pero que tanto Peña Nieto como Televisa y Angélica Rivera han insistido en ventilar como si fuera un asunto digno de los paparazzi.

En Caras, Angélica Rivera y Peña Nieto dan una versión distinta a la que promovieron en la revista Hola!, en su edición del 30 de diciembre de 2009. En ambas aparecen como pareja de portada y promoviendo el único tema que se les viene en mente: su futura boda.

El texto del publirreportaje de Hola! (donde pagaron 12 páginas para difundir la visita de Peña Nieto y Rivera al Vaticano y su “boda inminente” en diciembre de 2009) relata esta versión de su romance:

“Superados los momentos difíciles y con los papeles que la declaraban soltera de nuevo en la mano, Angélica encontró un año más tarde nuevamente el amor en el atractivo político Enrique Peña Nieto, cuando él la buscó para que fuera la imagen de la campaña del Estado de México ‘Los 300 Compromisos Cumplidos’. Así se conocieron y, poco después, se enamoraron”.

En Caras, Rivera relata que así fue su incorporación al proyecto publicitario de Peña Nieto:

“Pasaron como dos años, me puse a trabajar, terminé la telenovela Destilando amor y, de repente, me hablaron para que fuera la comunicadora del Estado de México. Todo fue muy rápido, me llamaron de Televisa porque querían que estuviera en el proyecto; ‘hola, con mucho gusto’, se va a hacer esto y hasta ahí quedó. Hice los comerciales y la comunicación; y nos fue muy bien; él me habló por teléfono para darme las gracias y para invitarme a cenar”.

Las contradicciones en la historia de este romance se relacionan con una historia poco conocida: el artífice del “flechazo” entre Angélica Rivera y Enrique Peña Nieto fue Manuel Cavazos Melo, experto en cabildeo y relaciones públicas, amigo del publicista Juan Carlos Limón, propietario de la empresa ByPower, quien trabaja para el mandatario mexiquense desde el inicio de su gobierno.

Por recomendación de Cavazos Melo, Angélica Rivera acudió en abril de 2008 a ByPower para pactar una cita con Enrique Peña Nieto. Él quería tomar el control de su campaña publicitaria. Juan Carlos Limón le ofreció esta posibilidad, según relataron extrabajadores de ByPower que pidieron el anonimato.

Meses antes, Limón trabajó de cerca con Yessica de la Madrid, la joven responsabilizada del proyecto publicitario que la empresa TV Promo, de Alejandro Quintero, pactó desde octubre de 2005 con Peña Nieto.

TV Promo es una de las “empresas pantalla” que trabajan en sintonía con Televisa para los millonarios convenios de publicidad y de asesoría mediática. Tan sólo con Peña Nieto se calcula que, a través de TV Promo, Televisa ha cobrado más de 3 mil 500 millones de pesos.

Yessica de la Madrid tuvo un polémico romance con el mandatario y se retiró del Estado de México para salvar el “proyecto” publicitario con miras a la sucesión presidencial del 2012.

Al enterarse de que La Gaviota llegó por su lado a contactar a Peña Nieto, Televisa alegó que Angélica Rivera tenía un “contrato de exclusividad” con la empresa, por tanto, ellos son dueños de su imagen y, si conviene, de sus relaciones amorosas, especialmente si se trata del gobernador priista, principal cliente de la televisora.

El “cupido” de Rivera y Peña Nieto, Manuel Cavazos Melo, es hijo de Manuel Cavazos Azcárraga, emparentado en tercer grado con Emilio Azcárraga Jean. En ByPower se desempeñó como director de Relaciones Gubernamentales. El exprocurador Alberto Bazbaz, de triste memoria tras el caso de la niña Paulette, lo designó como director general de Coordinación Institucional.

Los promotores del romance entre la actriz y el gobernador aclaran que desde mayo de 2009 el presbítero Alberto Pacheco Escobedo anuló el enlace religioso entre Angélica Rivera y el productor José Alberto El Güero Castro, permitiendo así que La Gaviota y Peña Nieto puedan presumir ante un altar católico y con el aval de los obispos del Estado de México el “evento del año”, en Toluca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario