martes, 7 de febrero de 2017

Dossier de notas para mural - 17 años de la represión a la huelga, movilizacione contra el gasolinazo, no a la falsa unidad con Peña

A 17 años de la represión...













               
Años después…
¡seguimos de pié!
(Testimonio de un ex preso político de la UNAM)
"¡Tú eres un pinche porro ¿verda' cabrón?!". Apenas le iba a responder y seguía: "¡cómo no!, a ver si aquí hacen sus desmadres". Era la madrugada del 3 de febrero del 2000, y el frío entumía los músculos y calaba hasta los huesos. Ya nos había tocado la bienvenida: un golpe en las costillas a cada uno de los 43 fue el saludo al bajar del autobús que nos trajo de la PGR. Terminando el "conteo" nos condujeron a una pequeña estancia para quitarnos las prendas que pudieran parecerse al uniforme de los custodios, a los que llevaban pantalón negro se los rasgaron con una navaja para arrancar en una pierna, la tela de la rodilla para abajo, yo ya sin cinturón ni agujetas, apenas caminaba sosteniéndome el pantalón, hicieron que me quitara la playera y me aventaron una chamarra verde de piel muy chiquita que recogieron del suelo. De ahí formados al patio de la zona de ingreso, para que el jefe de custodios nos diera las instrucciones, a las que casi nadie ponía atención, todos nos manteníamos pendientes de ver o escuchar indicios de nuestros demás compañeros, que debieron llegar ahí un día antes por la tarde. Mientras tanto, desde el área de clasificación de internos algunos presos comunes nos daban el recibimiento, muy a su manera: "¡cuuuulo les va a hacer faalta, culeeroos!".
Al terminar de leernos la cartilla, entre bravatas e insultos, el carcelero se fue, dejando a tres de sus acompañantes a cargo. Pensé que venía lo peor, se acercaron mirándonos cuidadosamente y uno de ellos se detuvo frente a nosotros para decirnos: "no le hagan caso, así es ese güey, pero nosotros los apoyamos". Se nos enchinó la piel, era como una pequeña caricia en medio de los golpes de todo el día y fue ahí cuando aprovechamos para expresarnos, para decirles que luchábamos por la educación de todos, incluyendo la de sus hijos. Notábamos que querían decirnos algo más, pero su trabajo se los impedía, así que sólo sonrieron, asintieron con la cabeza e indicaron: "Ahorita van a servicios médicos, y luego regresan".
Caminamos en la oscuridad, al llegar a la enfermería vimos que nuestras compañeras salían de ahí, ya con el uniforme beige de presidiario. La alegría era mutua, se veían cansadas pero en buen estado. Apenas pudimos intercambiar palabras: "¿cómo están?, ¿cómo las han tratado?", y ellas "no se preocupen, todo va a estar bien". El "examen médico" fue breve, nada de checar signos vitales, enfermedades, padecimientos o alergias, se trataba sólo de desnudarse frente a la doctora, y dar un par de vueltas mientras ella miraba despreocupada y distraída, para luego ordenarnos ponernos la ropa y salir.
De regreso a la zona de ingreso nos asignaron las crujías por grupos, 10 o más persona para cada estancia de 2 metros por tres, con 2 literas de concreto y los inservibles lavamanos, retrete y regadera. Fue una cruda noche, sin cobijas ni colchón y con el viento invernal entrando entre los barrotes. Me tocó dormir en una de las planchas de menos de un metro de ancho con dos compañeros, tres horas de sueño y la primera lista del día. "Todos arriba" ordenaba uno de los custodios que pasaba celda por celda pegando con su macana en los barrotes, las películas se quedaban cortas.
Nos abrieron las rejas y salimos al pasillo, entre las seis y las siete de la mañana, cansados, hambrientos y con la mugre de varios días encima. Hincados frente al guardia, él gritaba el nombre y apellido paterno de cada uno y nosotros respondíamos con nuestro apellido materno. Informaron que bajaríamos por bloques a desayunar y que teníamos 30 minutos para bañarnos; en toda la zona 1 sólo servían dos regaderas, así que tuvimos que apresurar el paso, el agua helada nos despabiló y bajamos al "comedor". Un té caliente, de un sabor que nadie pudo averiguar, un bolillo y un plato de huevo en salsa verde fue el menú, que devoramos sentados en el piso a falta de mesas y sillas, y con los dedos porque están prohibidos los cubiertos.
Así vivimos, aislados del resto de los presos e incomunicados de la banda de afuera durante varios días, con las rejas de las crujías abiertas pero la del pasillo cerrada, sin poder salir al patio y con derecho a llamadas telefónicas esporádicas. Tres pases de lista y ranchos (comidas) al día, dormir y nada más. A las 10 de la noche todo debía estar tranquilo y en orden, cada preso en su celda y las entradas, salidas, pasillos y crujías cerrados. Tuvimos tiempo para conocernos, platicar, pensar y recordar.
El primero de febrero habíamos despertado temprano en el CCH, con la amenaza de que los "antiparistas" llegarían en marcha a romper la huelga, así que salimos a defender con vallas, pero sobre todo con argumentos, las instalaciones, la huelga y el movimiento estudiantil. Los que hicimos guardia nocturna éramos más que los que pedían reanudar clases sin ganar el pliego petitorio. No nos quitó mucho tiempo, fue cuestión de invitarlos a una asamblea conjunta para discutir el levantamiento o no de la huelga para que los funcionarios esquiroles se espantaran y se llevaran rápidamente a su rebaño. Siempre le han temido a la discusión.
Cuando todo se normalizaba nos avisaron que en la FES Zaragoza la situación estaba mucho peor, y pedían apoyo para escudar a nuestros compañeros y contrarrestar la violencia de los antihuelga. Llegamos decenas de estudiantes para construir una valla humana frente a la entrada de la FES. Una o dos horas de espera fueron suficientes para que las partes acordaran convocar conjuntamente una asamblea general de la Facultad, y sin más nos retiramos. Desde esas horas ya había rumores de que la Prepa 3 había sido tomada por los porros, pero nada confirmado. Llegamos al colegio y escuchamos la radio, era cierto, ya no teníamos la tres. Queríamos ir deprisa, pero no podíamos, para un grupo de compañeros era martes de cocina y nos tocaba estar preparando la comida para los brigadistas de todo el día, café para las guardias, etc. Vimos un camión lleno de estudiantes que salía a la preparatoria y nos resignamos a quedarnos.
Un poco más tarde escuchamos en las noticias que al lugar ya habían llegado cientos de "paristas" y "seudo estudiantes" del CGH para recuperar las instalaciones que los "estudiantes universitarios" les habían quitado "pacíficamente", pero que no eran suficientes para lograrlo. De inmediato sacamos unas cajas de cereal, leche, huevo y salimos corriendo hacia la prepa. Llegamos un poco tarde, afuera ya habían contingentes de casi todas las escuelas de la UNAM y los porros de adentro les arrojaban piedras.
Poco a poco fuimos tomando fuerza y logramos acercarnos hasta la reja de la entrada. Las puertas no soportaron más la presión de los zangoloteos y de pronto las vimos abiertas de par en par; todos corrimos al interior, el ambiente estaba impregnado de coraje y desconcierto. Algunos estudiantes cayeron en la trampa del gobierno y participaron en la cacería de porros e infiltrados, que unos cuantos provocadores de consigna iniciaron para golpearlos y sacarlos violentamente, enrareciendo aun más la situación. Ninguno de los "antiparistas" era estudiante de la escuela, eran porros, trabajadores de confianza de Auxilio (¡) UNAM y gente de escasos recursos comprada con 50 pesos para estar ahí. Detuvimos a estas personas y leímos una declaración ante la prensa para mostrar lo que realmente pasaba, después de eso los dejamos ir. Ya para entonces el cuerpo de granaderos tenía rodeado el lugar, y en los medios se decía que estaba en camino la recién creada Policía Federal Preventiva (PFP), que más que por policías, está constituida por militares, disfrazados de gris.
"¡Júntense, júntense!", y todos nos reunimos en el estacionamiento de la preparatoria, en un círculo compacto, cientos de estudiantes aferrados brazo con brazo. Obscurecía y escuchábamos consignas de los padres de familia, organizaciones populares y estudiantes que nos apoyaban desde el camellón de enfrente. De repente, entre gritos de furia y desesperación venidos de afuera, sonó la marcha de las botas militares. Dentro, la resistencia y la tenacidad, la incredulidad y el miedo; las lámparas de las cámaras de televisión nos alumbraban desde el techo de la caseta de entrada. Un compañero nos informó que en la radio estaban diciendo que en los disturbios había resultado muerto un estudiante, "ya nos cargaron a un difunto" decía.
Vimos de frente a los pefepos, como verdaderas bestias comenzaron a arrojar las bancas, sillas y mesas que resguardaban la entrada. Nadie corrió, sin hacerlo explícito decidimos mantenernos unidos y esperar lo que viniera. Espontáneamente cientos de voces comenzaron a lanzar, cada vez más enérgicamente, apunto de desgarrar las gargantas, las porras, los cantos, los himnos y las consignas que durante más de 9 meses nos hermanaron, todos juntos al unísono, sin saber lo que iba a ser de nosotros. Con martillos botaron los candados y entraron corriendo, rodeándonos totalmente. Nos mantuvieron así al menos una hora, casi no veíamos lo que pasaba, era una noche sin luna y los flash's de decenas de cámaras cegaban la vista.
De pronto comenzaron los empujones, no podían hacer mucho frente a todos los medios de comunicación, así que intentaron introducirnos a la oscura privacidad del interior de la prepa, pero no lo lograron, todos nosotros empujamos y con trabajo nos conservamos firmes. Entonces, los militares de la primera fila empezaron a jalar a los estudiantes que se encontraban en el contorno, y por más resistencia que opusimos no logramos evitar que los arrancaran, uno a uno, de la masa. Golpes, zapes, puntapiés, jalones y empujones nos llevaron a los autobuses entre filas de "preventivos". Yo me aferraba a dos de mis compañeros, los más pequeños; uno de ellos estaba mal, trataba de gritar pero no podía respirar siquiera, caminaba y sus piernas se doblaban, tuvimos que cargarlo de los brazos y nos empujaron hasta el primer autobús, pero ahí ya no cabía un alfiler, ni de a mosquita, así que entre tropezones, escudazos y patadas nos llevaron al tercero y ahí nos metieron.
Algunos compañeros lograron escapar entre los camarógrafos y las muestras de apoyo que no paraban: "¡no están solos!". Pero nosotros no tuvimos esa suerte, cerraron las puertas y comenzó el viaje, que si al Campo Militar número uno, que si al Reclusorio o al Ministerio Público (MP) de la PGR, nadie lo tenía claro. "¡Estamos secuestrados!" escribían y gritaban por las ventanas varios compañeros, "somos estudiantes de la UNAM y nos están secuestrando". Uno que otro automovilista que se percató de lo que ocurría, se unió a la pequeña caravana de coches que los padres de familia tenían detrás de los autobuses para resguardarnos. Pasamos frente a unas oficinas del PRI, y ante los gritos de auxilio de los universitarios, los ocupantes respondieron "por fin, hasta que se nos hizo".
Nos llevaron al MP de Camarones, en Azcapotzalco, bajamos de los autobuses y nos condujeron al interior del edificio, asediados por judiciales armados apuntándonos a la cabeza. Nos detuvieron en un patio rodeado de oficinas e inició el fichaje: fotos de frente y perfil, huellas digitales de todos los dedos de las manos, nombres, apellidos, domicilios, escuela o facultad de procedencia y hasta nuestro número de cuenta de la UNAM querían. Los representantes de la Comisión Nacional de "Derechos Humanos" más bien fungían como gendarmes que incitaban a los estudiantes a declarar por la fuerza.
Se hizo de día, era el 2 de febrero y nos pasaron a los separos, habíamos dormido en el suelo de aquel patio. La torta y el té que nos dieron por la noche habían surtido efecto, primero nos hicieron dormir (no se si por algún somnífero agregado o por el alivio de haber comido algo, yo más bien creo lo primero) y ya para la mañana muchos estábamos enfermos del estómago. Por más que insistíamos no nos llevaban a ningún médico, hasta que alguien comenzó con la protesta, seguido por todos los demás: "¡tenemos chorro, tenemos chorro!", pegando con los puños en los cristales. Al fin se apareció un doctor y nos dijo que no teníamos nada, "sólo tomen agua y ya", recetó.
Ahí pasamos todo el día, con incertidumbre y retorcijones en el estómago. Era ya de noche cuando abrieron las puertas: "¡fórmense, manos a la nuca y mirando al piso, van a salir corriendo!". Cientos de familiares y amigos nuestros se encontraban fuera pero no pudimos ver a casi nadie, todo fue muy rápido, apenas alcanzamos a alzar la "V" de la victoria y nos subieron otra vez a los lujosos autobuses para llevarnos al Reclusorio Norte (RENO), acusados de terrorismo, sabotaje, asociación delictuosa, motín, robo agravado, lesiones agravadas, despojo y daño en propiedad ajena. En el camino, con la PFP de acompañante, nos obligaron a ir con las manos en la nuca y la frente pegada al respaldo de adelante. Al poco rato oí ruidos raros y se me ocurrió alzar un momento la mirada, vi como uno de los policías le daba un golpe en la cabeza a un compañero, de tal modo que con la inercia del zape el respaldo le alzara la cara, y de inmediato el flash, le tomaron una fotografía.
Pues ahí estábamos, hacinados en pequeñas celdas de la zona de ingreso del RENO y llegó el 6 de febrero.
Desde las 8 de la mañana se decía que la PFP ya había tomado Ciudad Universitaria, pero nadie lo creía. Teníamos llamado en el juzgado, así que todos los del bloque 2 nos preparábamos, en cuanto abrieron la reja un estudiante de Veterinaria bajó corriendo a hablar por teléfono, unos minutos después nos confirmó la noticia: "sí entró la policía". De golpe nos entró un espasmo; la tristeza, el miedo y el coraje se apoderó de nosotros. Fuimos en silencio a los juzgados, nadie decía nada, cruzamos los primeros tres retenes internos, donde pudimos ver en la televisión las imágenes de la PFP caminando por la explanada de la rectoría, manchando con sus botas militares nuestro auditorio Che Guevara. Los custodios, trabajadores de limpieza y oficinistas nos miraban, unos con alegría y los más con compasión, caminamos por ese largo túnel, húmedo y frío, para subir las escaleras y llegar al juzgado sexto. Nos sentamos en el suelo, silencio absoluto, segundos después un compañero comenzó a llorar, abrazando sus piernas entre la media luz del corredor, nada podía contra el desamparo.
Poco tiempo después llegaron las compañeras, desde temprano pudieron ver la televisión y sabían también la noticia, pero su actitud era diferente. Nos vieron decaídos y con una fortaleza impresionante nos alentaron rápidamente con el grito de guerra de los estudiantes presos: "¡ánimo delincuencia!". Nos aseguraron que "la lucha no ha terminado, vamos a salir de aquí y ya verá el gobierno como le va a ir", "esto está comenzando". Aun cuando su tristeza era evidente, su gran espíritu de lucha nos hizo entender que no era el fin del mundo, que debíamos sobreponernos y enfrentar la situación con entereza.
Terminó la audiencia, ese mismo día cumplió años una estudiante de Economía y ya con el ánimo un poco repuesto hasta Las Mañanitas le cantamos, y regresamos a la zona de ingreso. Al llegar vimos a 5 de nuestros compas que cayeron presos ese día, ya con el uniforme beige y pasando por todos los fichajes del reclusorio. Los saludamos de lejos, también se veían fuertes. "Agarraron al CGH de madrugada en el Che", fue lo único que pude entender de lo que nos trataban de decir desde donde estaban.
Ese mismo día pudimos pisar el patio por primera vez, los rayos del sol se sentían raro en la piel, tanto tiempo sin ellos. Al principio sólo podíamos salir tres horas, y encerraban en sus crujías a todos los demás, pero conforme pasó el tiempo conseguimos tener contacto con todos los presos políticos, y los comunes también, con quienes por cierto, la relación mejoró constantemente, era de esperarse, todos ellos son la franja de la población más golpeada por el sistema, los que roban por pobreza, por hambre y por desempleo, así que entendían perfectamente nuestra lucha, y la compartían.
Hacíamos asambleas, teníamos comisiones y organizamos varias actividades, inclusive con donaciones establecimos una biblioteca para todos los reclusos, políticos o no, de la zona. Pero no sólo la organización, también la resistencia traspasó los muros, cuando afuera el CGH hacía sus multitudinarias manifestaciones por nuestra libertad y por la solución de las demandas, dentro del RENO también nosotros marchábamos, salíamos con banderas de huelga y carteles, nos formábamos por contingentes y a la hora señalada arrancábamos la manifestación. Había representaciones de prácticamente todas las escuelas, colegios y facultades de la UNAM, y hasta de la UAM y el Colegio de Bachilleres, todos dando vueltas al patio: "¡ de norte a sur, de este a oeste, ganaremos esta lucha, cueste lo que cueste!". Desde el primer y segundo piso nos arrojaban hojas de papel hecha pedacitos como confeti; ochos, olas y hasta oradores especiales: dos de los asesores del CGH asistieron a una de nuestras marchas y dieron su discurso al final, entre cientos de prisioneros políticos. Por dentro la cárcel se estremecía totalmente, "¡el preso consiente se une al contingente!", gritábamos al pasar por la entrada al patio, y muchos reclusos comunes atendían nuestro llamado y se sumaban a la manifestación; los técnicos penitenciarios y otras personas salían a mirar, para ellos era algo inusual, insólito.
Un día llegó un compañero agitado informando que un custodio le había pegado a un compa de la Prepa Dos. De inmediato salimos de las celdas y nos concentramos en la entrada de la zona de ingreso, quitamos a los técnicos penitenciarios y empujamos la puerta, estábamos decididos a llegar hasta donde el custodio, pero llegaron refuerzos policiacos y no pudimos avanzar más. Ante esto decidimos hacer un plantón en el patio, "no nos movemos de aquí, ni pasamos lista hasta que hablemos con el director del penal y despidan al custodio". Así lo hicimos, una comisión logró llegar hasta la dirección mientras nosotros esperábamos pacientes. Llegaron los técnicos a pasar lista y nos negamos, no lo podían creer, menos los presos comunes quienes nos miraban incrédulos y alegres. Un rato después llegó la comisión e informó: "llegamos con el director y ya despidieron al custodio".
Desde una huelga de hambre hasta torneos de ajedrez, siempre teníamos algo que hacer o que impulsar: círculos de lectura, discusiones, asambleas, reuniones de áreas, guerras de toallazos, invitaciones a comer (en la crujía de al lado por supuesto), etcétera. Pero sin duda la lucha más tenaz y valiente la hicieron los miles de estudiantes, padres de familia, trabajadores, campesinos y maestros que fuera de los muros, de las mallas ciclónicas y las púas del reclusorio, mantenían en defensa del derecho a la educación, y por nuestra libertad.
La enfermedad se pagaba caro en la cárcel, con los intensos fríos muchos sufrimos de tos, gripa y anginas. Una vez llegaron unas personas a repartirnos y leernos el "ABC del interno", donde se explican "los derechos y obligaciones" de todos los encarcelados, nos sacaron al patio y nos sentaron a todos para escuchar. Yo estaba muy enfermo, trataba de oír lo que se decía pero no me concentraba, ni siquiera podía sostener la mirada. El mareo, el frío y la fiebre me obligaron a recostarme, cuando las nauseas ya no me dejaron soportar más fui con los técnicos penitenciarios a pedirles que me llevaran al doctor. Me respondieron que "aquí no estás en tu casa, dame tu nombre y nosotros te llamamos después". No sé que pasó el resto de la tarde, poco a poco fui sintiéndome mejor, la fiebre y la gripa estaban cediendo, me la pasé durmiendo y ya para el otro día en la noche lo grave había pasado, volví a dormir y a la mañana siguiente, por ay de las 11 hrs. un estafeta (preso que la hace de mensajero) me gritó, era día de ir a los tribunales, tomé mi llamado y fui a la entrada, "aquí estoy" les dije, me miraron y preguntaron "¿tú pediste un doctor?".
Principios del año 2004, miren que el tiempo corre. Hace algunas semanas fui al CCH, un amigo y yo platicábamos sobre la huelga y un estudiante de ahí, también amigo nuestro, escuchaba. Una experiencia tras otra y de pronto nos vimos rodeados de muchos chavos más. Lo tenía presente, aunque no me había puesto a reflexionar: todos los que oían eran unos niños cuando la huelga estalló, a lo sumo estudiaban la secundaria, y el tema les llamaba la atención, les interesaba e inquietaba. Muchos se impresionan por la tenaz resistencia y se sienten orgullosos de ser parte de su continuación, a otros les da miedo, tristeza o rabia, pero todos saben que su estancia en el bachillerato universitario es fruto de esa lucha, que sin ella probablemente no hubieran llegado y otros no tendrían la certeza de poder continuar, por eso sus preguntas de ¿y cuándo fue?, ¿cuántos?, ¿dónde?, ¿cómo?, ¿por qué?
Casi diez meses duró la huelga universitaria, desde el 20 de abril de 1999 hasta el 6 de febrero del 2000. Con ella decenas de miles de estudiantes de la UNAM sacudimos a la sociedad y enfrentamos una de las más grandes campañas de difamación que los medios de comunicación hayan realizado contra algún movimiento popular en México. Al final derrotamos al neoliberalismo, encerraron a 998 estudiantes, muchos incluso por varios meses, pero vencimos, prueba de ello es que la UNAM sigue siendo gratuita, no hay colegiaturas y se han ido eliminando los demás cobros ilegales. Además le dimos un duro golpe al aparato de espionaje y represión de las autoridades, la correlación de fuerzas que dejó la huelga mantiene en mucha mejor posición al movimiento que antes de ella.
Siempre hace bien recordar, no sólo para contemplar el retrato que nuestro pasado nos ofrece, sino para conocernos a nosotros mismos, para entender el por qué somos lo que somos, y por qué estamos donde estamos. Y es que cada quien es lo que ha vivido, lo que lo ha rodeado y forjado: el lugar donde nació, las escuelas, los parques, los amigos, la familia, los juguetes, el comedor de casa, la cama, los libros, las costumbres... en fin, todo lo que a cada paso se nos topa de frente para ser parte de uno mismo.
Ya han pasado varios años desde que la PFP entró a nuestra universidad y rompió la huelga del CGH, pero el tiempo en estos casos no transcurre, porque ahora, los mil estudiantes que caímos en las mazmorras del gobierno, ya no sólo somos las aulas en las que estudiamos, las bibliotecas y los auditorios, las platicas de pasillo con nuestros compañeros y profesores de clase, ahora también somos el gris de la policía militarizada, somos los gritos y los golpes de los custodios, los muros y las mallas de púas. Estas heridas ahora nos pertenecen, y no importa cuanto tiempo pase, somos y seguiremos siendo los barrotes verde agua del reclusorio, esos de los que no escapamos durante días, semanas o meses al abrir los ojos por la mañana en el primer pase de lista, ni al pegar la oreja a los vidrios rotos para escuchar las consignas de nuestros compañeros que noche a noche nos confortaban.
Sólo hace falta ver ese retrato del pasado para entender que todo esto es y será siempre parte de nosotros, como la misma sangre, igual que las guardias frente a una fogata defendiendo la escuela de porros y ladrones; las brigadas al metro, camiones, plazas y mercados para llevarle nuestra voz al pueblo; las multitudinarias, enérgicas y feroces marchas en defensa de nuestra universidad, en protesta por la pretendida privatización que el Banco Mundial y la OCDE ordenaron, y que el gobierno federal ya se apresuraba a concretar.
Eso es lo que somos y es por eso que aquí seguimos, años después, con la frente en alto vislumbrando las resistencias del futuro, de pie.
¡Todos contra la Huelga!”
(carta de un estudiante universitario que no vivió la huelga)


No entregaremos la Universidad a los dueños del dinero.
Al pueblo lo que es del pueblo.
¡Viva la Huelga!”
(Pinta en territorio libre y rebelde, Facultad de Ciencias de la UNAM)

SEÑORA HUELGA:
Disculpe la tardanza de la carta pero no había tenido oportunidad de escribirle, usted sabe, las ocupaciones y los quehaceres diarios le roban a uno el ya de por sí limitado tiempo; le escribo con la intención de felicitarle, porque aunque usted ya no esté con nosotros, su esencia sigue impregnando nuestra vida cotidiana, en la Universidad y en las luchas del pueblo, y déjeme decirle, eso no es cualquier cosa.
Claro que le escribo para felicitarle, pero sobre todo para agradecerle, porque pese a quien le pese gracias a usted y a su firmeza, a su valentía e intransigencia, hoy esta universidad continúa con las puertas abiertas para todos y lo que es más importante, para el pueblo. Nació usted desde muy abajo, tan abajo que pudo sentir al pueblo en toda su expresión, nació siendo pueblo y como pueblo luchó. Nació para demostrar a los de arriba que cuando se lucha por una causa justa y verdadera, ellos, los que se creen invencibles, pueden ser derrotados; nació diciéndole NO a los dueños del dinero y ostentadores del poder, que profesan la religión del libre mercado y le rezan a la diosa fortuna, nació también diciendo NO a una política de hambre y miseria, nació para decirle NO a una universidad para unos cuantos, y sabemos que diciendo ese NO, le decía SÍ a la universidad para los de abajo. Su NO claro y sin titubeos se convirtió en un SÍ rotundo y firme en defensa de la universidad, y con ello, de la educación para todos. Nació luchando, sin doblegarse un sólo instante, sin flaquear en los momentos más adversos y difíciles, demostró a los de arriba que nada es más fuerte que la dignidad, la decisión y el coraje de los de abajo.
Señora Huelga, cinco años después, nadie puede poner en tela de juicio sus logros, la universidad continúa siendo pública, gratuita y fíjese, no sé si se ha enterado, es la universidad número uno de América Latina y la número 180 en el mundo, y le cuento, eso es gracias a usted. Usted señora huelga, la más atacada, la más difamada por todos los medios, por la prensa en todas sus vertientes, incluso aquella que se jacta de ser “democrática”, los medios electrónicos, la radio, la televisión y también por todos los que veían en usted la expresión más nítida de pueblo. Todos los que gobiernan en el país, todos sin excepción alguna, la atacaron y calumniaron; los empresarios recomendaron que lo mejor sería desaparecer la universidad y que la culpa de ello sería de usted; la iglesia, siendo usted la más grande pecadora, no tenía otro castigo que excomulgar a todos sus hijos: los estudiantes rebeldes; los partidos políticos la acusaron de intransigente, y ese que se dice muy cercano a la gente con su “honestidad valiente”, ese Partido que se dice Revolucionario y Democrático, le atacó con saña, no sólo como “gobierno diferente” en la capital del país, sino desde dentro de la universidad, y le tacharon de “ultra”, porque usted no quiso negociar con los de arriba el precio para estudiar, porque estudiar no tiene precio y se los dejó muy claro. El gobierno “democrático” del distrito federal, no dudó en sumarse a la ofensiva en contra suya, y demostró que los colores y los rostros pueden ser distintos, pero la esencia del poder corrupto y depredador es la misma: su forma de “dialogar” con usted fue a través de la ley del garrote, ¿se acuerda de las águilas? ¿Recuerda la marcha por periférico? ¿Y el 11 de diciembre?
¡Todos contra la huelga! Y todos la atacaron, los partidos políticos, que tanto han engañado al pueblo, mostraron su rostro sin maquillaje, e hicieron más clara una verdad evidente, no sólo no representan al pueblo sino que lo atacan, lo tratan de aplastar y humillar. Usted señora huelga, como pueblo, demostró que la lucha no es a través de las instituciones del Estado o los Partidos Políticos, sino que es contra ellos, que hay que combatirlos, y usted les asestó un duro golpe, demostró que hay otras formas de organizarse y mejor todavía, de luchar y derrotar a esos de allá arriba que al pueblo miran con desprecio y a lo más se acuerdan de él en tiempos de elecciones.
¡Todos contra la huelga! Esa era la orden allá arriba y aquellos que veían en usted el grave peligro de perder sus privilegios acataron la orden sin chistar. Tuvo usted que soportar los gritos y arrebatos de los intelectuales, personajes “ilustres” que desde la comodidad de su escritorio creen tener la luz y la verdad, creen que su envestidura les da el derecho de decir que es lo bueno y lo malo, y descalificar una lucha tenaz como la suya; los de derecha la calumniaron siempre, y los de “izquierda”, aun cuando hablan y escriben de revolución, de resistencia y rebeldía, en sus bocas y en sus plumas esas palabras son letras muertas, que se transforman en nada más que retórica barata, ellos demostraron que es muy fácil escribir sobre la lucha sin comprometerse con ella, que es muy fácil decirse revolucionario, y que otra cosa es serlo; ellos demostraron que de poco sirven las medallas y los 29 doctorados si no hay un compromiso con el pueblo, que de nada sirve el mote de intelectual si se es reaccionario, y con ello, indigno y miserable.
¡Todos contra la huelga! Y muchos obedecieron y se alistaron a recibir las migajas que como recompensa se les daría por atacarla, ya sea dentro de la estructura universitaria o fuera de ella, unos con rostro de tolerancia e inclusión la calificaron de impositora, de intolerante y (ave maría purísima) de “ultra y radical”, esos eran sus argumentos y decían que usted le hacía el juego al gobierno, la orden era dada desde arriba para que a usted la atacaran desde adentro. Esos mismos que la calificaron de tener oscuros intereses hoy son funcionarios de gobierno en el Distrito Federal y Chiapas bajo los colores que en realidad defendieron durante todo el movimiento, el negro (no por usted por supuesto) y el amarillo, esa fue su recompensa por atacarla, por intentar negociar a sus espaldas.
¡Todos contra la huelga! Y estos mismos personajes no cesaron en sus difamaciones, a usted señora huelga, le llamaron “ultra”, como si este fuese el más grave descalificativo, el peor insulto y el más grande pecado. Sí, usted fue y es ultra, si ultra significa no venderse ni negociar, si ultra es ser consecuente con lo que se dice y lo que se hace, si ultra es no rendirse, si ultra es ser firme y no flaquear, si ultra es no aceptar los chantajes de los de arriba, si ultra es luchar por un derecho elemental como la educación, si ultra es comprometerse con el pueblo, si ultra es sentirse pueblo, entonces señora huelga, no hay nadie más ultra que usted y debe estar orgullosa por ello.
¡Todos contra la huelga! Porque usted demostró una vía distinta de movilización, usted construyó sus propias formas de discusión y decisión, y eso para los que arriba están es sencillamente inaceptable, más aún, si se agrega que usted apeló al pueblo y no a las estructuras del Estado, no le podían perdonar nada, había que lincharla, golpearla, desaparecerla, borrarla de la historia y la memoria...
¿Todos contra la huelga? Eso intentaron los de arriba, quisieron engañar al pueblo para que la atacaran y la golpearan. Los de arriba utilizaron todas las vías ya mencionadas, sobre todo, a los medios masivos de comunicación con sus televisos y teveaztecos que no dejaban de escupir veneno sobre el pueblo, inventando una serie de mentiras y estupideces que sólo ellos se creían, una vez más los dueños del dinero se equivocaron, el pueblo no pudo ser engañado y mejor aún, se sumó activamente al movimiento y la protegieron, la ayudaron y cobijaron en cada momento, ya sea escuchando a sus hijos (sí, a los hijos de usted, esos que salían con un bote y volantes y que inundaron la ciudad con su alegría, con sus gritos y consignas, esos que nacieron con usted y por usted, esos brigadistas infatigables, esos eternos soñadores, esos incansables luchadores, esos rebeldes de siempre) en el metro, el camión, los mercados y plazas públicas, ya sea acompañándola en sus movilizaciones, en sus marchas, sus plantones, en sus guardias, en sus brigadas; ya sea depositando una moneda al bote (aunque a veces para el pueblo eso signifique más horas de trabajo o de privarse del alimento del día) en fin, el pueblo estuvo de su lado y en la memoria de este, usted continúa viva y luchando. Después de que la golpearon, ese 6 de febrero del 2000, el gobierno la daba por muerta y preparaba la tumba en la que usted descansaría y otra vez se equivocó, el pueblo respondió firme y valiente, y sus hijos, señora huelga, no dejaron de movilizarse y luchar...
Cinco años después su victoria es irrefutable, a pesar de la cárcel, de la represión y de la feroz campaña desatada en contra suya, usted salió avante, ¡todos contra la huelga! era la orden y ¡la huelga los venció a todos! Cinco años después hay quiénes arrepentidos o decepcionados de usted y de su nombre reniegan de su pasado y gritan a los cuatro vientos que el Consejo General de Huelga ya no existe, que la Huelga terminó hace mucho tiempo y sólo en este punto tienen razón, usted se fue de la UNAM, pero se encuentra presente en ella, en su ambiente, porque después de usted la universidad es otra; se encuentra presente en cada consigna, en cada grito y movilización contra los que hoy día aún intentan cerrar la universidad a los hijos del pueblo trabajador y por ello, porque usted es imborrable, hay quiénes no dejamos de llamarnos como usted, por ello, cinco años después existen estos, los cegeacheros de siempre, los plebeyos y rebeldes como usted.
Eso es lo que ocurrió y usted señora huelga jamás se rindió ni titubeó, por todo ello quiero decirle ¡GRACIAS! quiero agradecerle, por que sin usted, sin su lucha, sin sus desvelos y penurias, el que esto escribe y muchos más, no estaríamos en posibilidad de estar dentro de la universidad; para nosotros, los más pobres, (los más jodidos pues) la UNAM sería un lindo sueño, por no decir que una terrible pesadilla en la que se escupen a miles de personas por el imperdonable delito de no tener dinero.
¡GRACIAS! porque después de usted ya nada es igual, porque le abrió los ojos a miles de personas, porque despertó conciencias y reafirmó otras. ¡GRACIAS! por hacer comprender a muchos que la educación, no sólo es un derecho irrenunciable, sino que es elemental para que un pueblo se libere de las ataduras de los que arriba, creen ser dueños de todo. ¡GRACIAS! por demostrar que la educación es mucho más que la enseñanza dentro de las aulas, que aunque necesaria, resulta siempre insuficiente. ¡GRACIAS! por demostrar que la forma más linda de aprender es en la lucha diaria y que se estudia para que en un futuro las cosas puedan ser distintas y sobre todo mejores. Así que gracias por todo lo que usted nos ha enseñado, por permitirnos soñar y pelear para que todo mejore, dentro y fuera de la universidad.
No tengo ya más frases para felicitarle y, como ya dije, para agradecerle, las palabras se me agotan, pero es bueno que sepa una última cuestión, muchos no la vimos en persona, pero la conocemos a fondo y somos también sus hijos, y téngalo por seguro, seguimos y seguiremos en pie, resistiendo y tratando de construir una universidad al servicio del pueblo, una universidad para todos. No dejamos de luchar, así que estése tranquila (aunque no por ello nos descuide y si nos portamos mal recuerde darnos un jaloncito de conciencia o un coscorrón de esos que duelen, en las yagas de nuestra clase), aquí estamos firmes y resistiendo como usted nos enseñó y porque gracias a usted todavía hay universidad que defender; aquí estamos esos los pobres de hoy, el pueblo de siempre, tan ultra, tan rebelde y plebeyo como usted.
P.D Le informo que el 20 de abril es ya el día de la gratuidad en la universidad, así que vaya viendo como lo festejamos. Bueno le aviso, nomás para que sepa, que el día que usted nació, nació también el día de la gratuidad dentro de la UNAM, un día de lucha y dignidad.
Por cierto después de usted, ¿ha visto las luchas heroicas de nuestro pueblo? ¿Vio la férrea pelea de los campesinos de Atenco? Y que tal la lucha que hoy libran los trabajadores del IMSS ¿supo que se declararon como un “movimiento intransigente, innegociable, irreductible y radical”? Van a ganar ¿a poco no? Bueno hasta pronto y vea cómo este inmenso mar de soñadores se hace cada vez más grande y camina el sendero que usted caminó, el camino hacia la victoria.




Los Brigadistas - UNAM
https://www.facebook.com/UNAM-P%C3%BAblica-Gratuita-y-En-Rebeld%C3%ADa-535069103223940/?fref=ts            
No a la falsa unidad nacional. ¡Unidad con el pueblo!   
El pasado 25 de enero, el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, expresó claramente que la reunión programada para el martes 31 de este mismo mes con su contraparte mexicano, Enrique Peña Nieto, no tendría sentido “si México no está dispuesto a pagar por el muro tan necesario”, lo mejor sería “cancelar la reunión”. Así, con la mano en la cintura, el presidente de los EUA sigue imponiendo su agenda ante un gobierno mexicano subordinado y sometido a los dictámenes del imperialismo norteamericano. Ante la inminente cancelación hecha por Trump, no le quedó de otra a Peña Nieto que salir a decir, horas más tarde, que la reunión programada para el martes no se realizaría. Esta última acción retumbó prácticamente en todos los espacios publicitarios del país; en radio, televisión y prensa escrita se resaltaba la “postura de dignidad” del mandatario mexicano, del gran temple para rechazar al presidente norteamericano; pero lo que no se decía era que Trump había cancelado con anticipación, y que inclusive funcionarios mexicanos que habían sido enviados a EUA para hacer los preparativos de la reunión, siguieron hasta el último instante intentando que no se cancelara dicho encuentro. Peña Nieto no hizo más que ajustarse a las circunstancias, y todo ello bajo un discurso patriótico de dignidad.
Ante la agresión imperialista, encabezada por Trump, Peña Nieto ha llamado a generar un “frente común” para defender los intereses nacionales. Pero, ¿a qué intereses nacionales se refiere Peña Nieto? Lo ha dicho claramente: tiene que ver con el mantenimiento de la estabilidad macroeconómica, la situación del TLC y la afectación en los mercados del país; esto es a lo que llama la defensa de la “soberanía nacional”. Es decir, se refiere a intereses que no corresponden con las aspiraciones del pueblo mexicano, sino con las aspiraciones de grupos empresariales, tanto nacionales como extranjeros, que se han enriquecido en el país gracias a las políticas económicas implementadas en los últimos años, y que han sido potenciadas con la aplicación de las reformas estructurales aprobadas en el gobierno de Peña Nieto. Para los que gobiernan este país, no es de interés nacional la pobreza que padece más de la mitad de la población; la exclusión a un empleo, a la salud y a la educación de millones de mexicanos; el despojo de comunidades de sus hogares para la construcción de megaproyectos; tampoco la destrucción y degradación ambiental que éstos mismos proyectos generan; para ellos, el interés nacional se reduce a la estabilidad económica para que las cosas sigan igual: por un lado, sectores que se siguen enriqueciendo, y por otro, un pueblo que se sigue desangrando. Es por esto que se ha hecho el llamado de “unidad nacional” desde las cúpulas empresariales, el Congreso, gobernadores, partidos políticos y medios de comunicación; ademásdel desprecio mostrado por Trump hacia el pueblo mexicano y en particular hacia los migrantes. Pero, ¿es que acaso el gobierno mexicano es distinto en este aspecto?, la respuesta está en la sistemática violación de los derechos humanos de los migrantes centroamericanos que cruzan por nuestro país, en su intento de llegar a EUA son extorsionados, torturados e incluso asesinados por bandas criminales que, en la mayoría de las veces, cuentan con el apoyo de las autoridades nacionales. No podemos olvidar la masacre en San Fernando en 2011, donde hubo 72 migrantes asesinados. Hay un sistemático desprecio y persecución, no sólo contra los migrantes, sino contra todo el pueblo de México. Unidad con ellos, jamás!!
“Tenemos ofendida la dignidad!”, repiten a coro los gobernadores del país, cuando ellos son partícipes directos de la situación de despojo, de violencia, de robo a las arcas públicas, de violación a derechos humanos, de la privatización de los servicios públicos, de incubar sentimientos racistas contra los campesinos y obreros, de promulgar decretos que aplastan al pueblo de este país; la indignación es nuestra por partida doble: por el saqueo que han hecho de nuestro pueblo y por el cinismo y la desfachatez que muestran al decirse ofendidos. Unidad con ellos, jamás!!
La unidad nacional en torno al gobierno de la República, principalmente alrededor de la figura de Peña Nieto, se está construyendo desde todos los sectores aludidos. Esta unidad “es la más sorprendente que he visto desde los sismos desde 1985”, dice Carlos Slim (el hombre más rico de un país que tiene a la mitad de su población en pobreza); a diferencia de lo que ocurre en EUA donde Trump no tiene apoyo generalizado, “aquí hay solidez y acuerdo unánime en cerrar filas en torno al Presidente”, dice el dirigente nacional del PRI; “no vayan a EUA, visiten México!”, alardea el promocional televisivo cuando la mayor parte de la población ni siquiera tiene ingresos para pensar en salir a vacacionar, es un cinismo enorme. Esta unidad es la que se está construyendo desde arriba, impulsada por empresarios, partidos políticos y medios de comunicación; es decir, los mismos que han mantenido su desprecio y sometido al pueblo de México a su antojo. Unidad con ellos, jamás!!
La tan cacareada valentía y dignidad mostrada por Enrique Peña Nieto quedó al descubierto prácticamente al día siguiente de ratificar la cancelación de su encuentro con Trump, ya que acordó, junto con el presidente norteamericano, que no hablarían más del asunto del muro de manera pública. “¿Qué hubieran hecho ustedes?”, frase de Peña Nieto utilizada para justificar el aumento del precio de las gasolinas pero que seguramente no dudaría en volver a utilizar para referirse al pacto hecho con Trump. Ante la embestida directa del presidente de EUA con construir y ampliar el muro en la frontera y que además sea México quien lo pague mediante un aumento del 20% de aranceles a las importaciones estadounidenses provenientes de México, el gobierno mostró sumisión y sometimiento. No hablar de frente al pueblo mexicano, no decir las cosas directas a la nación no es dignidad, es subordinación al imperio. “No caer en provocaciones”, gritan juntos el Congreso y el Poder Ejecutivo. Pero, ¿cuál dignidad es esta que pide guardar silencio cuando te amenazan, te embisten y te golpean?, ¿de qué dignidad hablan cuando piden pactar a espaldas del pueblo? ¡No podemos quedarnos callados, no nos pueden pedir que no caigamos en provocaciones cuando nos siguen golpeando, claro que hay que caer y responder, eso es dignidad! La dignidad es hacerle frente de manera directa a los embates y amenazas hechas por el gobierno de EUA, es pactar con el pueblo de México y jalar adelante, es no dejarse mangonear por nadie, es hablar de frente y no ocultarse; es claro que Peña Nieto no va a hacer esto, no lo puede hacer porque no representa ni representará en ningún momento a nuestro pueblo, por ello, no puede ser digno, porque la dignidad viene desde el pueblo, y los de arriba carecen de ella. Por eso decimos, ¡unidad con ellos, jamás!!
El llamado a la unidad surge justamente cuando el gobierno mexicano carece de credibilidad y legitimidad ante el pueblo, quieren aprovechar el enojo y rabia que sentimos los millones de mexicanos ante las acciones y discursos de Trump, y con ello olvidar la reciente alza del precio de las gasolinas que ha generado un malestar nacional y, eso sí, unidad en contra del gobierno de Peña Nieto. Quieren borrar de un plumazo que son ellos los responsables de que el país se encuentre sumido en la pobreza, en la informalidad, en el desempleo, en el narcotráfico, en la carestía y en la violencia. Hoy nos llaman a la unidad nacional y por la dignidad del país los mismos que en 2009 atacaron y difamaron a nuestros electricistas, los mismos que hostigan y persiguen a los maestros, los mismos que son los responsables directos de la desaparición de 43 estudiantes de Ayotzinapa, los mismos que reprimen y disparan contra el pueblo como en Nochixtlán, los que aprobaron la reforma educativa, energética, laboral y hacendaria, cuyo objetivo es entregar la riqueza del país a negocios privados, provocando una miseria económica y educativa en nuestro pueblo. Hoy llaman a la unidad nacional los que se han encargado de dividir a nuestro pueblo, lo que fomentan la ruptura social, los que nos han despojado, saqueado y reprimido. Unidad con ellos, jamás!!
Ante esta situación claro que se necesita una unidad nacional, pero esa unidad tiene que ser con el pueblo, no con los de arriba. Unidad nacional con el maestro, con el campesino, el estudiante, la ama de casa, el trabajador informal, el migrante, el desempleado, el obrero; es decir, con lo mejor que tenemos como país: nuestro pueblo. Ya anunciaron que el 4 de febrero vendrá el segundo gasolinazo; no podemos permitirlo. Requerimos unidad contra Donald Trump, pero también contra Enrique Peña Nieto; esa unidad no puede venir de los medios de comunicación, ni de las cúpulas empresariales, mucho menos de partidos políticos; tiene que venir desde abajo, construyéndola desde las asambleas populares, en los centros de trabajo, en las marchas y ahí donde se convoque al pueblo a sumarse para tomar nuevamente el curso de la historia en nuestras manos.
¡Basta de la falsa unidad nacional!
¡No a la política de odio y racismo!
¡No al gasolinazo!
¡Fuera Donald Trump!
¡Fuera Enrique Peña Nieto!
¡Unidad con el pueblo mexicano!



ACERCA DE LA UNIDAD.

Todos los Partidos Políticos, las televisoras, diversos intelectuales y dirigentes de todos los colores y sabores, piden cerrar filas respaldando a EPN en contra de Trump.
NO PERDAMOS LA BRÚJULA.
Luchar contra Trump no pasa por apoyar a EPN, todo lo contrario.
El problema no es un muro, ni las exportaciones que se realizan a los E. U., ni sus inversiones en México, ni lo que les importamos en alimentos, ni las deportaciones de migrantes, ni las compras de gasolina que les realizamos, etc.
Ahora resulta que hay que apoyar a EPN. ¿Para que continúe el sometimiento a los intereses de Estados Unidos y al TLC sin cambios, tal y como se venía haciendo? ¡Por favor!
Sí hay que estar TODOS unidos contra Trump, pero el problema es el gobierno de Peña que NO genera los empleos necesarios para que nadie tenga que migrar; que su Reforma Energética imposibilita refinar petróleo en México, para dejar de importarles a los yanquis la gasolina que se requiere; que el TLC le ha puesto una madriza al campo mexicano, al grado de ser ahora dependientes de los alimentos provenientes del vecino del norte; que la economía mexicana se ha desindustrializado reduciendo la capacidad de producción de los trabajadores a ensamblar piezas en las maquiladoras, en lugar de fabricar todo lo que necesitamos; el problema no es que el mercado interno esté “contraído”, el verdadero problema es que no se va a expandir con salarios de 80 pesos diarios, que justamente impone Peña en contra de todos los trabajadores mexicanos, etc.
También hay que estar TODOS unidos contra Peña Nieto y su política de desempleo, hambre y miseria.
No se puede respaldar a EPN contra Trump, cuando justamente EPN y su política son los directamente responsables de la pérdida de la soberanía alimentaria,energética e industrial.
No te enganches a la campaña de un nacionalismo falso que intenta arropar a EPN y su gobierno.
EL CHANTAJE.
En estos momentos se llama a la unidad en torno a Peña Nieto con un chantaje: “Toda crítica a EPN lo debilita para negociar” “Atacarlo perjudica a México” “Como está negociando con E.U.hay que apoyarlo aunque tengamos diferencias o que incluso la esté ´cagando´” (¿Dónde hemos oído eso antes?)
¿Apoyarlo para que en México todo siga igual o peor? ¿Para que sólo saque provecho para él y los suyos? ¿Respaldarlo para que los capitalistas que se han beneficiado con el TLC continúen haciéndolo?¿Apoco apoyarlo va a traer aumento a los salarios y recursos al campo? ¿Piensa hacer refinerías y dejar de comprar gasolinas?¿Cerrar filas con EPN para que se reposicione y se levante de la estrepitosa caída en los porcentajes de aceptación? ¿Para que el PRI siga en el gobierno en 2018?
No señores, ese chantaje no lo acepto. Yo estoy contra Trump y contra Peña.Y estoy a favor del pueblo.
La bandera de México es una cuando la empuña el PRI, las televisoras y magnates como Slim; y debe ser otra, cuando la empuñen los trabajadores y el pueblo de México.
Que se den recursos al campo hasta alcanzar la soberanía alimentaria.
Que se generen empleos dignos y no de esclavos.
Que se articule un proceso productivo integral hasta alcanzar la soberanía industrial.
Que se procese y refine el petróleo crudo mexicano para que se deje de importar gasolinas.
Aumento salarial de emergencia para que sea real, y no demagógico, el llamado a fortalecer el mercado interno.
Señor Slim: como usted dijo, es muy buena la idea de que en México urge la redistribución de la riqueza. ¿Por qué no empezamos con la suya?
Esas cosas, y muchas más, son justamente la negación de Peña Nieto como representante del México de abajo contra Trump.
A la bandera de las barras y las estrellas y a la bandera del símbolo de pesos que empuña EPN y la clase dominante como Slim, se le debe oponer la bandera de México, pero la que empuña el pueblo trabajador de la fábrica y el campo; la que enarbolan los maestros, electricistas y estudiantes. La que levantan los campesinos y los pueblos originarios.
Con ese nacionalismo sí estoy de acuerdo.
¡Abajo TODAS las reformas estructurales!
¡Fuera Trump y Fuera Peña Nieto!

https://www.facebook.com/permalink.php?story_fbid=583304531864916&id=150145565180817
ACERCA DE LA UNIDAD.
(Segunda parte).

La palabra UNIDAD sale de muchas bocas. Pero dime quién la pronuncia y te diré de qué se trata.
¡Unidad! Dicen los empresarios del comercio de Exportación e Importación. Para ellos, cerrar filas en torno a EPN significa mantener en trayecto el TLC, que tantas ganancias les ha proporcionado y que un eventual cambio se las disminuiría. Le piden firmeza a EPN para que siga el mercado abierto. La patria y el nacionalismo los tienen sin cuidado. Les importa más un cacahuate de exportación que la destrucción de cientos de miles empleos que, en 30 años de TLC, se ha dado en todo México.
¡Unidad! Exigen los capitales exportadores de autos y de diversas industrias manufactureras. Sudor obrero es lo que exportan, sudor convertido en ganancias que se obtienen en el mercado estadounidense. Su reproducción como capital automotriz depende de un mercado gringo abierto. ¡Todos unidos con Peña!, gritan desaforados, pero la unidad a la que apelan, significa poder seguir exportando sudor obrero, a eso se reduce su preocupación “por México”.
¡Unidad! Vocifera la burguesía agraria. Los reyes del guacamole, por ejemplo, sienten su reino amenazado si se levantan obstáculos aduaneros al aguacate mexicano. También ellos dicen ¡Apoyemos a Peña!, mientras condenan a la más espantosa miseria a miles de campesinos. “Unidad” sin modificar en nada el hambre y la miseria del obrero agrícola. “Unidad” en la explotación para seguir ganando del producto que sale de la tierra que trabajan las manos del campesino.
También ¡Unidad!, dice la débil burguesía nacional. Menguada por 30 años de TLC, sin poder exportar, la burguesía local pide unidad en torno a EPN, pero para que se reestablezca el mercado interno, para que su producto se pueda realizar sin la alevosa competencia del capital extranjero. No les incomoda la expropiación de toda la riqueza que producen los trabajadores, sino la repartición. “Consume lo hecho en México”, dicen, pues lo único que les molesta es tener que compartir el despojo salarial con la burguesía transnacional. Ese es el contenido que le dan a la “Unidad” con EPN.
Y así va viajando la palabra Unidad de clase en clase, de boca en boca, Unidad en torno a EPN contra Trump, pero desde necesidades e intereses muy diferentes y muy particulares.
Para mala suerte de todos ellos, por más que cierren filas en torno a su presidente, el timorato Peña Nieto no está correspondiendo a las expectativas de ninguno de ellos. Trump sigue amenazando con imponer nuevas reglas en el comercio, en la industria, en los negocios, en la frontera y hasta con mandar tropas a México, sin que EPN atine a dar una respuesta firme.
¡Lo maltrata hasta por teléfono!
La burguesía, en sus distintas fracciones, está percibiendo claramente la ausencia de un representante firme frente a los cambios pretendidos desde el imperio. Está preocupada por la debilidad mostrada. Eso hará que cada vez más tengan que recurrir a los llamados al pueblo para la unidad “por México”. También esa burguesía se avergüenza de Peña Nieto. Necesita con urgencia inyectarle tantita firmeza a Peña, para la protección de sus intereses y la continuidad de su reproducción como clase. Es necesario no sólo que se le deje de atacar desde dentro, sino que incluso a Peña lo apoye el pueblo.
A eso se están dedicando.
Ahora sí se van a acordar de nosotros, los del pueblo de México. Los muy hipócritas nos buscan para salvarse ellos y sólo ellos. Ya están promoviendo marchas “a favor de México”. El mensaje es que te olvides de Atenco, que te olvides de los 43 normalistas, que lo del gasolinazo no importa, que los maestros qué…, todo debe quedar pospuesto “por México”. Trump debe percibir a Peña como un hombre fuerte y no como un presidente débil. En ese mensaje están coincidiendo todos los partidos políticos. Pero de ninguna manera fortalecer a Peña es salvar al pueblo de México.
¡Cuidado con el juego de la unidad de los oprimidos con sus verdugos!
¡No aceptemos el rol de salvavidas de los de arriba!
Ahora sálvate tú y salva a tus hijos, pueblo de México.
En la voz del pueblo, la palabra Unidad debe ser usada para echar abajo la Reforma Laboral y conquistar más empleos con condiciones dignas. Unidad para arrancar recursos hacia los campesinos y que siembren los alimentos que requerimos. Unidad por incremento salarial de emergencia, única manera de dinamizar el mercado interno. Unidad para construir más y mejores escuelas para todos los hijos de México. Unidad para que nadie tenga que abandonar a su familia y arriesgarse a morir en el desierto fronterizo. Unidad para vivir con dignidad. Unidad de los maestros, campesinos, estudiantes, normalistas, electricistas y de todos contra Trump y sus medidas racistas. Contra Peña y toda la burguesía de México.
En la boca del pueblo, la palabra Unidad es en torno a sus propias necesidades y apremios y no en respaldo a las necesidades e intereses de sus verdugos.
¡ABAJO TODAS LAS REFORMAS ESTRUCTURALES!
¡ABAJO LOS GASOLINAZOS!
¡FUERA TRUMP!
¡FUERA PEÑA NIETO!





http://atencofpdt.blogspot.mx/2017/01/la-consigna-de-los-pueblos-es-defender.html?m=1
La consigna de los pueblos es DEFENDER LA TIERRA y así lo llevan a cabo TODOS LOS DÍAS
San Salvador Atenco, México, a 31 de enero de 2017

Mientras que la Procuraduría Agraria, las empresas invasoras, los comisariados ejidales traidores, la mafia municipal y el Gobierno Federal siguen ahondando el agravio a nuestro pueblos y su territorio, los pueblos somos los únicos que  podemos y tendremos que resguardar nuestra tierra.

Hoy martes 31 de enero, nuevamente, una brigada de la comunidad de Atenco, desde medio día nos dirigimos a la tabla comunal llamada El Paraíso, terrenos comunales que el 1 de junio de 2014 en una asamblea ilegal y amañada, la despojaron de su carácter comunal para convertirla en propiedad privada con beneplácito de la Procuraduría Agraria; "lista" para ser vendida por aquellos que le han puesto precio a su dignidad y al pueblo.

Igual que en los ejidos de Tocuila, en El Paraíso ya empezaron a enmallar y marcar linderos para continuar la construcción de la Autopista Texcoco-Pirámides.
A continuación mostramos unas imágenes donde se aprecia la maquinaria, camiones de carga, bloques de concreto para los linderos, materiales pesados, operadores y patrullas de la policía federal que resguardan dicha invasión como lo ha hecho también el ejército y los grupos de choque priistas.

Un día más, subrayamos:
EL GOBIERNO FEDERAL Y LAS EMPRESAS CIPSA Y PINFRA ESTÁN VIOLANDO LOS AMPAROS QUE SIGUEN SU CURSO LEGAL, PERO SOBRE TODO, ESTÁN PROFUNDIZANDO EL AGRAVIO AL INSISTIR EN EL DESPOJO DE LO QUE LOS PUEBLOS ESTAMOS DISPUESTOS A DEFENDER: EL AGUA, LA TIERRA Y LA VIDA.


FUERA EMPRESAS INVASORAS
NO A LA AUTOPISTA ILEGAL TEXCOCO-PIRÁMIDES
EXIGIMOS DIALOGO DIRECTO CON EL GOBIERNO FEDERAL, PORQUE NO HABRÁ DÍA EN QUE DEJEMOS DE PROTEGER Y DEFENDER A NUESTRA MADRE TIERRA.
ZAPATA VIVE, LA LUCHA SIGUE

Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra.







http://www.proceso.com.mx/473301/ongs-lanzan-accion-urgente-a-fuerzas-armadas-desaparicion-cinco-policias-en-michoacan
ONG lanzan “acción urgente” a Peña Nieto por desaparición de cinco comunitarios en Michoacán

POR GLORIA LETICIA DÍAZ , 6 FEBRERO, 2017
CIUDAD DE MÉXICO (apro).- Organizaciones de derechos humanos lanzaron una “Acción Urgente” dirigida al presidente, Enrique Peña Nieto, y a organismos internacionales ante la desaparición forzada de cinco policías comunitarios de Santa María Ostula, Michoacán, hechos en los estarían involucrados miembros de la Secretaría de Marina (Semar) en colusión con el crimen organizado.
En un comunicado de prensa firmado por la Red de Organismos Civiles Todos los Derechos para todas y todos (Red TDT), el Centro de Derechos Humanos Agustín Pro Juárez (Centro Prodh), el Centro de Derechos Humanos Fray Bartolomé de las Casas y la Asociación Jalisciense de Apoyo a Grupos Indígenas, hicieron un “llamado enérgico al Estado mexicano para que garantice la seguridad, integridad personal y la vida de las cinco personas que se encuentran actualmente privadas de la libertad por el crimen organizado, los cuales fueron entregado por la Marina Armada de México”.
La “Acción Urgente” está dirigida también al gobernador, Silvano Aureoles; al secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong; al subsecretario de Derechos Humanos, Roberto Campa Cifrián; al procurador, Raúl Cervantes Andrade; así como al representante del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Jan Jarab, y el secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Paulo Abrao.
Al exigir hacer “uso de los medios más efectivos a su alcance para localizar” a los comunitarios, las organizaciones destacaron que de acuerdo con información de primera mano, este domingo 5 de febrero alrededor de las 03:30 horas, los policías comunitarios de San Pedro Naranjestil, Abigail Farías Fernández, Crispín Francisco de Aquino, Saúl Fabián Meraz Martínez, Eleno Valencia Zambrano y Francisco Carreón Valencia fueron detenidos por marinos “en la carretera federal 200 a la altura del crucero de Tizupan, Aquila, quienes posteriormente los entregaron al crimen organizado”.
Los demandantes resaltaron que no es la primera vez que los indígenas de Aquila son hostigados por miembros de fuerzas armadas. Agregaron que recientemente, el 15 de noviembre de 2016, “se alertó a las autoridades federales y estatales correspondientes de la situación de violencia generalizada hacia el pueblo nahua de la región, quienes viven en constante amenaza y vulnerabilidad a la integridad persona y vida en la región”.
Las organizaciones recordaron que el pasado 29 de diciembre, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió una recomendación a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y a la Semar, así como al gobierno de Michoacán, “por uso ilegítimo de la fuerza contra pobladores de Santa María Ostula”.
En la recomendación 65/2016, las investigaciones de la CNDH determinaron que en un operativo conjunto de fecha 19 de julio de 2015 entre marinos, soldados, policías federales y estatales, 15 soldados del 65 Batallón de Infantería dispararon contra la población civil, provocando la muerte de un niño y lesiones a al menos 10 personas.
El operativo policiaco-militar pretendía acallar las protestas de habitantes de Ostula que se movilizaron para evitar la detención de su líder, Semeí Verdía Zepeda, y otros policías comunitarios.
Ante las recientes detenciones hechas por marinos, este domingo 5, las organizaciones destacaron que la Asamblea de comuneros de Santa María Ostula determinó bloquear la carretera federal 200, “pues actualmente siguen privados de la libertad y su vida corre un grave riesgo debido a que hay amenaza al respecto y presión para intercambiar a los compañeros secuestrados por armas de los grupos de policías comunitarios, municipales y autodefensas”.
De acuerdo con información divulgada por los participantes de la Asamblea de comuneros, integrantes del crimen organizado a quienes los marinos entregaron a los policías indígenas, exigen la entrega de 21 armas y que se disuelva el retén que tiene la policía comunitaria en la carretera costera. De lo contrario, se ejecutaría a los cinco cautivos.


http://www.proceso.com.mx/473251/choque-ucd-policias-marchas-fusilamiento-pena-en-vista-del-mandatario-a-queretaro-video
Choque de UCD con policías, marchas y “fusilamiento” de Peña, en visita del mandatario a Querétaro
POR ERIC PACHECO , 5 FEBRERO, 2017

QUERÉTARO, Qro. (proceso.com.mx).- Integrantes de la Unión Campesina Democrática (UCD) y policías de Querétaro chocaron durante la visita de Enrique Peña Nieto, después de que los primeros intentaban entregar un pliego petitorio al mandatario federal.
El conflicto ocurrió en el acceso del Centro de Congreso de Querétaro, después de que integrantes de la UCD avanzaron sobre la carretera México-Querétaro y se dirigieron hasta ese punto, donde granaderos colocaron una vallas y les bloquearon el paso.
La mayor tensión ocurrió minutos después de la 1 de la tarde, cuando el conductor de una de las camionetas de la UCD amagó con embestir a los oficiales, al exigir pasar a ver al presidente Peña, para entregarles sus peticiones.
El presidente realizó la inauguración de la exposición “Fuerzas Armadas… pasión por servir a México” en el Centro de Congresos de Querétaro que tenía programada a las 2 de la tarde.
Varios vehículos oficiales ingresaron y se retiraron del Centro de Congresos por los carriles que son utilizados como salida, pues los carriles de acceso estaban bloqueados por los integrantes de la UDE.
La manifestación realizada en este punto provocó tráfico en el lugar, lo que derivó en filas kilométricas en esta vialidad que cruza al sur de la ciudad y que desencadenó más congestionamientos en diversas vialidades.
Pese que desde el inicio el coordinador nacional de la UCD, Antonio Tirado Patiño, exigió la presencia de un representante del gobierno estatal, con quien buscaban facilidades para entregar sus petición al gobierno federal y liberar la vialidad del bloqueo parcial, esto ocurrió hasta cerca de las 4 de la tarde.
Lo anterior, después de que el dirigente de la UCD planteó subir por el cerro hacia el Centro de Congresos.
Los integrantes de la UCD solicitan al gobierno federal que se tolere la circulación de los vehículos con placas de Estados Unidos hasta el 2018, año en que buscarán la legalización de los mismos con el próximo presidente de México.
Marcha en centro queretano

Otra manifestación también fue realizada por integrantes de diversas organizaciones sociales, que marcharon desde la Plaza Fundadoras, por la avenida Zaragoza, otra de las principales vialidades de Querétaro, hasta el Jardín Guerrero.
En esta marcha participó Pablo González Loyola Pérez, quien hace unos meses fue detenido por autoridades de Querétaro, acusado de motín.
González Loyola fue liberado gracias a un amparo, por lo que ha cuestionado que el presidente acuda a Querétaro a conmemorar la Constitución, cuando considera que ha sido pisoteadas por las propias autoridades.
Los manifestantes de la Unidad Felipe Carrillo Puerto y otras agrupaciones de estados como Puebla o Michoacán, cuestionaron las reformas de Enrique Peña Nieto y plantearon hacer una nueva constitución.
También cuestionaron el presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, por despojar a cientos de comerciantes del área comercial La Alameda Hidalgo, donde los había ubicado hace años la primera administración panista en el municipio capital.
En esta marcha participó una representación de los padres de los 43 estudiantes desaparecidos, quienes exigieron que el Gobierno les diga dónde están sus hijos.
Fusilan a Peña
Mientras el Presidente Enrique Peña Nieto encabezaba el acto oficial para conmemorar el centenario de la promulgación de la Constitución mexicana, alrededor de 250 ciudadanos presenciaron su “fusilamiento” en el Cerro de las Campanas.
A este lugar, considerado parque nacional, los manifestantes llegaron tras realizar una movilización por calles y avenidas de la ciudad.

Durante la marcha, en la que la consigna más reiterada fue “¡Fuera Peña!”, cargaron efigies del presidente; de los secretarios de Gobernación y Educación, Miguel Ángel Osorio Chong y Aurelio Nuño Mayer, respectivamente; del canciller Luis Videgaray; del gobernador Francisco Domínguez Servién, y del presidente municipal de Querétaro, Marcos Aguilar Vega, ambos panistas, quienes también fueron “fusilados”.













http://www.proceso.com.mx/473259/policias-frenan-toma-congreso-en-sonora-en-chihuahua-toman-casetas-jornada-anti-gasolinazo

Policías frenan toma de Congreso en Sonora y en Chihuahua toman casetas durante jornada anti gasolinazo

POR MILTON MARTÍNEZ , 5 FEBRERO, 2017
HERMOSILLO, Son. (proceso.com.mx).- Elementos de las policías preventivas e investigadoras (PESP y PEI), vestidos de civiles, impidieron que el movimiento “No al gasolinazo en Sonora” tomara las instalaciones de manera indefinida el Congreso local.
En la marcha, que participaron más de 15 mil personas, los inconformes otorgaron un extenso pliego petitorio a los congresistas locales.
Después tenían programado la toma del Congreso sonorense hasta que los diputados locales atendieran cada una de las peticiones.
Sin embargo, unos dos centenares de policías estatales, vestidos de civiles, se apostaron sobre la puerta principal del recinto legislativo, otros se dispersaron entre la gente y unos más se escondieron en el interior del inmueble en caso de que el contingente venciera la seguridad.
La manifestación inició en punto de las 11:00 horas con un marcha que partió en la plaza Emiliana de Zubeldía, frente a la fachada de la Universidad de Sonora; se dirigió al Centro Histórico de Hermosillo y concluyó en el Palacio Legislativo.
Según la logística del movimiento, se tenía planeado un encuentro con los legisladores locales, pero estos últimos ordenaron montar un fastuoso escenario del que no aceptaron a bajar para propiciar el diálogo pactado.
Luego de minutos de tensión y de consignas, la presidenta del congreso local, Brenda Jaime, dio lectura a una estudiada respuesta que, apenas leía, cuando la manifestante Patricia Duarte le arrebató el micrófono.
“Aquí está el pueblo y ellos están aquí para escucharnos, no para que vengamos a escuchar sus discursos”, reclamó Duarte, en un acto que le valió cientos de aplausos de parte de los manifestantes.
El extenso pliego petitorio exige: la renuncia del presidente Enrique Peña; reversa al gasolinazo, y eliminar las diputaciones federales y senadurías plurinominales.
Exhortar al Congreso de la Unión para eliminar el impuesto IEPS; abrogar la Ley de Ingresos que avala el incremento del 35% en el servicio de agua potable en Hermosillo, y dar marcha atrás la concesión del alumbrado público en esta capital.
Finalmente, ofrecer una respuesta a éstas y otras peticiones en las próximas 24 horas.
Toma de casetas y arman cabalgata en Chihuahua
En el marco de la celebración por la promulgación de la Constitución, los chihuahuenses tomaron de nuevo las casetas de peaje de Sacramento, en el municipio de Chihuahua y Villa Ahumada, mientras que en Camargo y Saucillo realizaron una cabalgata contra el gasolinazo.
A pesar de la advertencia de las autoridades estatales con detener a quien libere casetas, como ha sucedido con más de 40 personas en el estado, los ciudadanos que han mantenido la manifestación contra el alza de gasolina, demostraron la determinación para continuar el reclamo de manera pacífica.
En la caseta de Sacramento, agentes conminaron a los protestantes a irse ya que podrían usar las fuerza pública, pero les respondieron que el acuerdo fue estar únicamente hasta las 12 horas. A mediodía, cantaron el himno nacional y se retiraron.
Este grupo de ciudadanos, un día antes exigió la liberación de una mujer que fue detenida tras cargar gasolina y negarse a pagar lo correspondiente al Impuesto Especial de Productos y Servicios (IEPS).
Mirna Villalba fue detenida por agentes municipales la tarde del viernes en la estación de servicios G500, de la avenida de las Industrias y Dostoyevski.
La mujer fue trasladada a la Comandancia Norte y luego puesta a disposición del Ministerio Público en la Fiscalía Zona Centro.
La detenida quedó libre después, mientras que su esposo, Sergio Román, había dado a conocer Villalba se declararía presa política.
(Con información de Patricia Mayorga)


http://www.sinembargo.mx/02-02-2017/3143585
El gasolinazo fue el 1 de enero, y si frenan el segundo es cálculo político, coinciden analistas

Por Daniela Barragán febrero 2, 2017 - 10:00 pm
Ciudad de México, 2 de febrero (SinEmbargo).-El año 2017 inició con la marca del primer gasolinazo, que fue de hasta 20 por ciento, derivado de una política implementada y defendida por la Secretaria de Hacienda y Crédito Público (SHCP) y Presidencia de la República.
Todo enero fue de protestas en contra de la política que rompió con los pronósticos de inflación y que de manera inmediata provocó problemas en el bolsillo de los mexicanos. El saldo reconocido por la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) es que con el gasolinazo, el salario mínimo perdió 3 por ciento de su poder adquisitivo y generó alzas de precios de hasta 10 por ciento de los alimentos, bienes y servicios.
Y eso es hasta el momento. De acuerdo con la modificación del calendario de liberalización, el próximo gasolinazo se aplicará el próximo 11 de febrero y luego, a partir del 18, los cambios en el precio cambiarán diariamente.
Sin embargo, esta fecha llegó con varios días de protestas ciudadanas, de cierre de carreteras, toma de transporte público, de saqueo a tiendas departamentales y de constantes y severas críticas en contra de la medida de parte de la clase empresarial.
Autoridades federales y de la Comisión Reguladora de Energía (CRE), señalaron en diferentes espacios que existían las condiciones para que el primer gasolinazo, previsto para este 4 de febrero, se cancelara. Hoy, fue publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) la decisión de Hacienda de postergarlo una semana.
Previo a esta decisión, Adrián García, analista del Centro de Investigación Económica y Presupuestaria (CIEP), dijo a SinEmbargo que cancelar el el proceso de liberalización por completo, como se ha exigido en las protestas, sería complicado, además de que el daño ya está hecho y fue ocasionado por el primer incremento que fue de 20 por ciento, por lo que otro de 5 por ciento, no sería ya tan severo.
Por tal razón, agregó, la decisión de cancelar o aplazar el aumento de este 4 de febrero, parecería más política que técnica.
“Como el gobierno ha tenido una buena racha, por así decirlo, en el contexto internacional y un pequeño repunte en la imagen, quizá para continuar con eso podrían decidir no ir con este nuevo gasolinazo que causaría de nueva cuenta mucho descontento, además de que el aumento, siguiendo la fórmula aplicada no sería tan grande como se había anticipado […] El aumento sería muy pequeño y quizá van a querer guardárselo para continuar con esta buena racha de imagen”, comentó.
El día de ayer, la calificadora Moody’s advirtió que el aumento a los precios de los combustibles impactará tanto a los empresarios como a los consumidores mexicanos, ya que se elevarán los costos de los productos y servicios y eso impactará en la inflación.
“El incremento es negativo para compañías que dependen del gasto doméstico, ya que precios más altos elevarán la inflación, lo que pesaría sobre el consumo privado”, explicó la calificadora en un documento.

EL COSTO DE UNA DECISIÓN POLÍTICA
Como la “obligación de los priistas es cuidar la economía familiar”, Enrique Ochoa Reza hizo un llamado al Gobierno federal para que detenga el gasolinazo, según lo dijo en la reunión plenaria de diputados priistas, el pasado 30 de enero.
Dijo que el PRI era un partido con amplia vocación de justicia social.
El llamado lo hizo en nombre del priismo nacional, para que no se aumente de nueva cuenta el precio de los combustibles.
Pero desde los primeros días de enero, legisladores y militantes del Partido Revolucionario Institucional (PRI) cerraron filas para apoyar la medida decretada por Hacienda y Presidencia.
“Apelo a que la sociedad escuche las razones del porqué de esta decisión, que de no haberse tomado, debo decir, serían más dolorosos los efectos y las consecuencias”, dijo Peña Nieto y agregó: “Comprendo la molestia y el enojo de la población de distintos sectores. Sin duda esta medida es una acción que nadie hubiera querido que se tomara, no es fácil para el gobierno tomar esta medida. No es el deseo del presidente ni del gobierno”.
Ochoa Reza dijo también aquellos primeros días de enero, que la decisión del gobierno federal era responsable porque permitiría preservar los programas sociales y descartó que la medida pudiera tener consecuencias electorales, justo en el año en que el PRI peleará por dos de sus bastiones: Coahuila y Estado de México.

Al respecto, Adriana Berrocal González, Presidenta Nacional del Instituto Mexicano de Ejecutivos de Finanzas (IMEF), criticó la indecisión federal sobre el gasolinazo, ya que el que la coyuntura actual determine las decisiones económicas enviará malas señales al mercado.
“Eso parecería luego de haber dado argumentos tan contundentes de la conveniencia de liberar el precio de las gasolinas. Estábamos convencidos de los argumentos aunque la medida fuera dolorosa […] si ya se había tomado la decisión, lo más conveniente es apegarse a ella, también por la imagen que se está dando a los mercado, porque apenas a un mes de tomada la decisión, estamos regresando al tema; a hacer ajustes discrecionales y eso puede ser interpretado como una decisión política y no técnica”, comentó.
En caso de que las autoridades determinen que se pospondrá, Berrocal González señaló que entonces tendrían que explicar qué opciones se tomarán y por qué no se tomaron antes.
“Nos dieron muchos argumentos y sostuvieron que era una medida que se tenía que tomar, que no había opciones, pero ahora resulta que siempre sí. No sabemos si se encontraron alternativas que no habían sido analizadas o se van a dar algunas de las acciones que antes se querían evitar, como el cierre de secretarías de Estado, que se incrementará la deuda, se cobrarán más impuestos”, agregó.
El día de miércoles, más de mil científicos, académicos y estudiantes-investigadores de posgrado enviaron una carta a la Cámara de Diputados de México para alertar del enorme coste social de la subida de los precios de las gasolinas, que impactan en la inflación y castigan a las clases bajas.
Pero por otra parte, la Comisión Federal de Electricidad (CFE) informó el mismo día que las tarifas eléctricas para el sector industrial aumentarán entre 6.4 y 8.4 por ciento en febrero debido al alza de los combustibles para generar energía eléctrica registrados en enero de 2017 en comparación con enero de 2016.
“Si las medidas se acompañan de una evidente y contundente responsabilidad de las autoridades, en fortalecer los fundamentos económicos del país, en generar confianza a los inversionistas, en ya no apretarse el cinturón sino hacer una dieta rigurosa, y el tan esperado combate a la corrupción, con todo la sociedad estaría respaldando, sino con gusto las decisiones, con convicción de que se tendrán aspectos positivos […] Es entendible que la presión que se ha generado crea la tentación de dar reversa a una medida poco popular, sin embargo, ya hemos visto en otras épocas, los desequilibrios que se generan al posponer decisiones económicas por razones políticas”, agregó Berrocal González.







http://www.jornada.unam.mx/ultimas/2017/02/05/arranca-marcha-contra-el-gasolinazo-en-hidalgo
Marchan miles contra el 'gasolinazo' en varios estados
Pachuca, Hgo. Convocados por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), unos dos mil integrantes de colectivos de Ixmiquilpan, Tulancingo, Mixquiahuala, Tula y otros 13 municipios iniciaron la marcha en contra del gasolinazo.
Pachuca, Hgo. Convocados por la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), unos dos mil integrantes de colectivos de Ixmiquilpan, Tulancingo, Mixquiahuala, Tula y otros 13 municipios iniciaron la marcha en contra del gasolinazo.
PUBLICIDAD
La protesta se realiza en medio de señalamientos y acusaciones entre los integrantes del Movimiento hidalguense contra el gasolinazo (MHCG) y el Movimiento pacífico 5 de Enero (MP5E), facciones que nacieron de la agrupación Movimiento civil contra el gasolinazo que hace exactamente un mes se enfrentó a la policía estatal en protesta por el alza a los combustibles decretada por el gobierno federal.
Los del MHCG acusan al MP5E de pactar con el gobierno estatal la realización de una obra carretera y otra turística, a cambio de terminar con las movilizaciones, y la segunda agrupación acusa a la primera de estar integrada por “esquiroles al servicio del gobierno”.
Esta mañana, a través de su cuenta de Facebook, Leonardo Millán del MP5 acusó a Adrian Medina, vocero del MHCG, de ser un “esquirol” y de ser el responsable del “secuestro” de un automóvil de la empresa LUSA, la noche del sábado en Ixmiquilpan, con el cual se trasladaron a la ciudad de Querétaro para encabezar la marcha de protesta de colectivos de todo el país.
Por su lado, Medina informó a través de un comunicado video grabado desde Querétaro que “el MHCG no ha pactado con el gobierno como supuestamente lo hizo el MP5E” y que no van a vender el movimiento a cambio de obras.
Pese a las acusaciones, prosiguen las acciones de protesta contra el gasolinazo.
Coahuila y Jalisco frente a instituciones de gobierno
En las ciudades capitales de Coahuila y Jalisco, miles de personas e integrantes de colectivos ciudadanos salieron a las calles y se plantaron frente a las instituciones de gobierno para protestar en contra del gasolinazo.
En la ciudad de Guadalajara, Jalisco, al menos cinco mil personas llenaron la plancha de concreto de plaza Liberación, frente al Congreso del estado y Palacio de Gobierno.
La consigna que prevalece entre las mantas y pancartas que los ciudadanos portan, se refiere a que la suspensión temporal de un nuevo aumento en los combustibles no fue un logro, porque el objetivo central sigue siendo que el precio vuelva al nivel que tenía en diciembre pasado.
Las marchas ciudadanas partieron de la glorieta de la Minerva, de Plaza Juárez, de la Fuente Olímpica y de la Plaza de la Bandera, abarcando los cuatro puntos cardinales de Guadalajara para confluir en el centro de la ciudad. En las cuatro marchas, todas pacíficas, también prevalecieron consignas contra el presidente Enrique Peña Nieto y el canto del Himno Nacional.
En Torreón, colectivos ciudadanos organizaron por su parte una marcha para protestar por el incremento al precio de los combustibles, la impunidad a favor de políticos corruptos y la corrupción.
El contingente partió a media mañana de plaza de armas y terminó con una concentración en la plaza Mayor, frente al edificio del ayuntamiento. En la movilización participaron representantes de 20 organismos de la sociedad civil agrupados en el Frente Ciudadano de La Laguna.
En Saltillo, agrupaciones ciudadanas también se movilizaron por varias calles para exigir al gobierno federal que baje el precio de los combustibles.




http://www.proceso.com.mx/473289/bloquean-instalaciones-pemex-en-nuevo-leon-gasolinazo
Bloquean instalaciones de Pemex en Nuevo León por gasolinazo

POR LUCIANO CAMPOS GARZA , 6 FEBRERO, 2017
MONTERREY, N.L. (apro).- Integrantes del Congreso Nacional Ciudadano (CNC) bloquearon esta mañana los centros de distribución de Petróleos Mexicanos (Pemex) en los municipios conurbados de Santa Catarina y Cadereyta, en protesta por el incremento al precio de los combustibles.
En entrevista, Héctor Sánchez Moreno, comisario de la Policía Federal en el estado, informó que los activistas desalojaron de manera voluntaria los accesos a la empresa, por lo que no hubo detenidos. No obstante, Petróleos Mexicanos se reservó el derecho de presentar denuncia.
También te recomendamos
Organizaciones marchan en Monterrey contra el gasolinazo
A las 9:30 de este lunes, con pancartas para protestar contra el gasolinaza, alrededor de 50 integrantes del CNC convocados por Gilberto Lozano se colocaron en la entrada de las instalaciones de Pemex en Santa Catarina.
Durante algunos minutos impidieron que aproximadamente 25 pipas ingresaran a los patios de la empresa, ante la mirada de elementos de la PF que seguían expectantes la manifestación de rechazo.
Al observar que los camiones no avanzaban, los agentes pidieron a Lozano que desbloqueara el paso, pero fue hasta las 12 horas cuando el fundador del CNC pidió a sus seguidores que dejaran libre el acceso y se dispersaran.
En entrevista, Lozano dijo que la intervención de los uniformados significó un acto de represión frente a la protesta pacífica para inconformarse con la disposición federal
“Decidimos retirarnos y de alguna forma reorganizarnos. No tenemos la suficiente gente, somos unas 150 personas y ellos nos superan en número, en armas y con una represión muy directa. Quisieron detenernos, pero el comandante Sánchez quiso reconsiderar y por eso nos juntamos otra vez para retirarnos”, subrayó.
Y advirtió que volverán a reunirse para planear otra manifestación con apego a la legalidad.
De acuerdo con el líder de la asociación, en la refinería de Cadereyta también fue bloqueado el acceso al centro de distribución, y a nivel nacional hubo tomas simbólicas de 32 instalaciones de Pemex.
Sobre la acción del CNC en Santa Catarina, el comisario de la PF en Nuevo León sostuvo que la inconformidad se resolvió a través del diálogo.
“Estas personas hicieron una manifestación pacífica aquí afuera y se les exhortó para que lo hicieran de tal manera. Trataron de interrumpir alguna circulación, se les exhortó que no lo hicieran, accedieron y ya está todo tranquilo. No hubo detenidos porque declinaron de su actitud, no se consumó el delito y la empresa se reserva el derecho de denunciar, toda vez que no se tipificó tal delito”, comentó Sánchez Moreno.
Ayer, los mismos integrantes del CNC efectuaron bloqueos en menos de una decena de gasolineras de la zona metropolitana, con el mismo objetivo de protestar contra el alza en los precios d elas gasolinas y el diesel.




















El gasolinazo y las reformas estructurales sigue sumando críticas y rechazo
Más de 30 mil personas se manifiestan en la CDMX contra el gobierno de EPN
Foto
    Integrantes de múltiples organizaciones sindicales y sus líderes marcharon del Ángel de la Independencia al Zócalo de la Ciudad de México en protesta por el alza a las gasolinasFoto Cristina Rodríguez
Patricia Muñoz Ríos
Periódico La Jornada
Miércoles 1º de febrero de 2017, p. 12
La jornada de lucha que llevaron a cabo ayer los sindicatos independientes, organizaciones campesinas, sociales y estudiantiles llenó el Zócalo capitalino de miles de voces contra el gasolinazo, el repudio generalizado contra las reformas estructurales –principalmente la energética– y la exigencia de que el gobierno del presidente Enrique Peña modifique su política económica.
El pronunciamiento unitario de las organizaciones fue leído por el sacerdote jesuita Miguel Concha Malo y señala que hay un hartazgo popular contra este gobierno, porque sus políticas han profundizado las brechas sociales y la pobreza en el país; que es imperativo un cambio de timón en la política económica y social, la reconstrucción nacional, y certidumbre de que el gobierno negociará con firmeza frente a Estados Unidos.
La protesta masiva movilizó a decenas de miles de integrantes de la Unión Nacional de Trabajadores (UNT), el Frente Amplio Social Unitario (FASU), la Nueva Central Sindical (NCS), El Campo es de Todos, el Frente de Sindicatos Universitarios Unidos y otros, como la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación
Partieron de distintos puntos de la ciudad y convergieron en la plancha capitalina con un llamado a continuar las acciones contra el gasolinazo, detener los aumentos a los energéticos, mantener la resistencia, unificar sus luchas hasta sentar al gobierno a negociar un cambio de rumbo.
El sacerdote Concha expuso que no se trata de una movilización más, sino del inicio de la conformación de una gran propuesta de unidad en un solo frente, haciendo a un lado las banderas gremiales y los partidos políticos, “para organizar desde abajo una propuesta de resistencia y lucha contra el modelo gubernamental que ha dañado a las mayorías y favorecido sólo a las minorías.
En la marcha, en la que también estuvieron presentes los padres de familia de los 43 estudiantes desaparecidos de Ayotzinapa, la Coordinadora Nacional Estudiantil, el Constituyente Ciudadano y organizaciones campesinas como El Barzón, los manifestantes quemaron un monigote que era la caricatura del presidente Donald Trump, que acompañaron con consignas de rechazo al mandatario, cartelones y pancartas.
En el mitin los dirigentes del sindicato de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), Agustín Rodríguez; de telefonistas, Francisco Hernández; y del SME, Martín Esparza, coincidieron en que es tiempo de ya no tener más luchas aisladas y que es preciso conformar un frente amplio para emplazar al gobierno a negociar medidas de cambio. Llamaron a elevar el nivel de protesta, elaborar una agenda común, no bajar la guardia frente a las acciones que impone el gobierno, y frenar a toda costa más gasolinazos y medidas contra los ciudadanos.
El capitán Mario Alberto González Aguilera, dirigente de la Asociación Sindical de Pilotos de Aviación (ASPA), planteó que en este momento se requiere unidad real y no de palabra y trascender a un verdadero pacto social.
José Narro Céspedes, dirigente de la Coordinadora Nacional Plan de Ayala, dijo que el gobierno no puede limitarse a hacer un llamado a la unidad, sino debe instrumentar medidas que curen las ofensas que ha hecho el gobierno de Estados Unidos. Los padres de los estudiantes de Ayotzinapa, en voz de Vidulfo Rosales, también tomaron la palabra casi al cierre de la jornada para señalar que no van a cejar hasta recuperar con vida a sus hijos, y que la lucha seguirá de la mano de los agraviados del país.
Alrededor de 30 mil personas se manifestaron ayer en distintos puntos de la Ciudad de México para protestar en contra del aumento de la gasolina, los precios de la canasta básica y en busca de apoyos para el campo, entre otras demandas sociales, según datos de la Secretaría de Seguridad Pública.
De acuerdo con reportes de dicha dependencia local, más de 18 mil integrantes de varias organizaciones sociales se concentraron frente al Monumento a la Revolución para exigir apoyos de programas sociales y para protestar en contra del aumento del precio del combustible.
(Con información de Mirna Servín)



No hay comentarios:

Publicar un comentario