jueves, 30 de septiembre de 2010

Cien años de la Universidad rebelde.

Los Brigadistas 9
Septiembre 2010




En boca de aquellos que ven a nuestra Universidad como su botín y como trampolín político, los cien años de la UNAM no son sino un pretexto para proyectarse personalmente y autodenominarse defensores de la máxima casa de estudios. En boca de quienes en ella aprendemos, crecemos, compartimos, soñamos, amamos y reímos, los cien años de su existencia como institución nacional, sólo pueden celebrarse del modo que en ella hemos aprendido a vivir: luchando.

La UNAM que nosotros celebramos es la Universidad rebelde, la que por décadas ha sido un espacio al que el pueblo en lucha ha acudido para ser escuchado, arropado, cuando así lo requiere. La que nosotros conmemoramos es la Universidad de los que dieron su vida por defender sus ideales y, con ello, contribuyeron a la transformación del país, es la Universidad del 68 y del 71.

Si la UNAM ha salido avante ante los no pocos intentos de arrebatarle su carácter público y gratuito, ha sido gracias a las generaciones que la defendieron y en ella resistieron. Si esta Universidad es hoy la institución que presumen Narro, no es gracias a él ni a los que han intentado reiteradamente convertirla en una escuelita privada, sino a los estudiantes del CEU y del CGH que lucharon contra él y sus similares para mantenerla abierta a todos, en especial, a los de abajo.

Son cien años marcados por una intensa batalla: la de formar mejores seres humanos.

Los que convencidos estamos de esa misión, celebramos este centenario defendiéndola de verdad. Festejamos a la generación de 1929 y a todos los que, sin fiestas de oropel, en un hacer cotidiano, la construyen y la transforman día a día, la reivindican y la llevan en el alma y en los huesos: sus estudiantes, sus maestros, sus trabajadores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario