miércoles, 26 de agosto de 2015

Ayotzinapa, a 11 meses no olvidamos



Se han cumplido 11 meses de la desaparición forzada de nuestros 43 compañeros de la escuela normal rural de Ayotzinapa, además del asesinato de 3 estudiantes normalistas y 3 personas más por parte de policías municipales en contubernio con grupos delincuenciales del Estado de Guerrero. Y pese a las tentativas del gobierno y el sector empresarial de hacernos olvidar, sigue viva nuestra indignación y seguimos en pie de lucha por lo acontecido el 26 de Septiembre de 2014 en el municipio de Iguala.

El gobierno de Peña Nieto, ha buscado desde un principio callar las voces de los padres y todo aquel que demande justicia ante tales hechos. Y esto se debe a que fue el Estado, los tres niveles de gobierno, fue la policía, fue el Ejército mexicano, los que orquestaron los actos atroces de aquella noche, todos están involucrados, todos están manchados. Vivimos en un país donde las narcofosas, los degollados, los asesinatos a sangre fría, y demás acciones violentas que atentan contra el pueblo mexicano, son el malestar diario.

La captura de los Abarca y la búsqueda, sin resultados, del dirigente de seguridad pública de Iguala, sólo fueron una cortina mediática para deslindar la complicidad de los demás órganos de gobierno. El encarcelamiento de dichos personajes no basta, no ha cambiado un ápice nuestra realidad. Ante ello, la explicación dada por el entonces procurador de la república, Murillo Karam, de que los normalistas de Ayotzinapa fueron asesinados, calcinados y echados al río en el basurero del municipio de Cocula por elementos del crimen organizado, ha sido presentada como la “verdad histórica”; pero a su vez, ésta ha sido puesta en cuestión por especialistas que han mostrado evidencias científicas de la imposibilidad de que los compañeros normalistas hayan sido calcinados en ese basurero, como afirma el gobierno.

Se ha intentado dar “carpetazo” al asunto, incluso el gobierno ha ofrecido dinero a los padres para acallarlos.

Mientras, la violencia sigue cobrando vidas día a día, ya sean estudiantes, periodistas, autodefensas, maestros o luchadores sociales. Esto ha demostrado la incapacidad y el alto nivel de corrupción del actual gobierno, que pese a tal clima, recrudece viejas formas de violencia contra el pueblo de México, tal como la actual guerra económica con tanto saqueo, tanta reforma neoliberal, tanto despojo de derechos. Con sus reformas privatizadoras de energía, educación, telecomunicaciones, entre otras, no ha hecho más que servir en charola de plata las riquezas naturales y servicios sociales a los grandes consorcios del capital; y al mismo tiempo, va sumiendo cada vez más pobreza a las familias trabajadoras mexicanas.

Porque tenemos que recordar la masacre en Tlataya, en Apatzingán, el asesinato a periodistas y el multihomicidio en la colonia Narvarte, la represión y hostigamiento constante a los profesores de la CNTE, los miles de desaparecidos, el embate contra los trabajadores del Seguro Social, y la lista es larga. Ayotzinapa no es el único caso, pero representa el símbolo de la resistencia y la lucha; porque a 11 meses se siguen incrementando las cifras de asesinatos y desapariciones; porque a 11 meses ha aumentado la pobreza, la exclusión a la educación y a un empleo digno; porque a 11 meses nada ha cambiado. Por ello, no podemos olvidar. Y a 11 meses debemos seguir exigiendo justicia, debemos luchar y gritar juntos ¡nos siguen faltando 43!

¡NO SOMOS TODOS, AÚN NOS FALTAN 43!
¡FUE EL ESTADO!
¡FUERA PEÑA NIETO Y SU GOBIERNO DE MUERTE, SAQUEO Y REPRESIÓN!

Los Brigadistas-UNAM
CGH-Ho Chi Minh

Agosto, 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario