domingo, 17 de mayo de 2015

Ceremonia solar por la Madre Tierra en Tepetzingo, Ejido de Nezquipayac.

La Madre Tierra está amenazada. 

Los pueblos a la orilla del agua se convocan para defenderla.

En el cerro sagrado, herencia de los abuelos acolhuas, 
la tradición y la memoria resisten frente a la amenaza de despojo.

A la orilla del agua, los hijos de la Tierra saludan a los cuatro rumbos. 
Saludan al venerable Padre Sol, el dador de vida 
y a la Madre Tierra, la que nos da de comer.

Es momento de recibir la energía del Sol, que fortalece el espíritu y la conciencia.

El hombre de por vida va acompañado de su sombra. 
Pero una sola vez al año, durante tres breves minutos quedará 
completamente solo al abandonarlo su sombra.



En los pueblos de Atenco, la identidad no tiene precio. 
Los espacios sagrados son parte del territorio amenazado por el proyecto de aeropuerto.

NO AL AEROPUERTO, PROYECTO DE MUERTE.

La Tierra es la Madre que da sustento y vida.

Atenco vive, la lucha sigue.

No hay comentarios:

Publicar un comentario