miércoles, 2 de abril de 2014

Atenco existe porque resiste.


 2.Abril.2014
Por Encendiendo Conciencias.


 Miembros del Frente de Pueblos en Defensa de la Tierra compartieron su testimonio de lucha con estudiantes del Colegio de Ciencias y Humanidades plantel Azcapotzalco.

En 2001 los habitantes de los municipios de Atenco, Chimalhuacán y Texcoco formaron el FPDT y se organizaron para defender su territorio. Con su ejemplo nos demostraron, a los mexicanos y al mundo, que es posible vencer a la Bestia que se enriquece a partir del despojo.


El decreto expropiatorio de Vicente Fox que pretendió arrebatar a los campesinos sus tierras para imponer un aeropuerto cayó. La mentira del poderoso se reveló: el pretendido proyecto de aeropuerto es un negocio millonario a costa de la marginación de las comunidades involucradas. Los campesinos encararon al enemigo que se pensaba invencible y el decreto fue derogado 
en agosto de 2002.


La Bestia herida preparó y desató su venganza en 2006. Enrique Peña Nieto ordenó un operativo de represión, tortura, injusto encarcelamiento y persecución política contra los miembros del FPDT y compañeros solidarios a su resistencia.

 
La terrible violencia del operativo represivo del 3 y 4 de mayo detonó la solidaridad nacional e internacional para exigir justicia y libertad.

Uno a uno recuperaron la libertad los 207 presos políticos, uno a uno retornaron al hogar los compañeros perseguidos, pero el responsable y sus operadores no fueron castigados por sus crímenes.

La amenaza continúa sobre el territorio de las comunidades a la orilla oriente del lago de Texcoco. Ahora desde la silla presidencial Peña Nieto el represor de Atenco insiste en imponer el proyecto de aeropuerto.

La solidaridad de los estudiantes ha abrazado desde 2001 la justa resistencia de los campesinos de Atenco y hoy los miembros del FPDT convocan las nuevas generaciones a solidarizarse en esta nueva etapa de lucha por el agua, el territorio y el derecho a existir para sus comunidades.


No hay comentarios:

Publicar un comentario