domingo, 9 de junio de 2013

Turquía: el miedo fue derrotado

Tomado de SinPermiso.info

Kivanç Eliaçik · · · · ·
 
09/06/13
 

Mi sindicato forma parte de una organización con otras asociaciones profesionales y del barrio. Esta organización rechaza las obras en la Plaza de Taksim que buscan demoler el parque que existe. Por esta razón he podido seguir las campañas en la Plaza de Taksim.
Cuando supe que llegaron las topadoras para cortar los árboles del parque, corrí hacia allá. En lugar de poner fin a esta obra ilegal – el tribunal había suspendido el proyecto de construcción – la policía usó gas lacrimógeno contra las personas que querían salvar los árboles.
En la primera noche, trajimos sacos de dormir y tiendas de campaña y nos fuimos al parque. Cantamos y conversamos hasta la madrugada. Miles de personas se reunieron allí esa noche, al tiempo que  se realizó un concierto en el escenario. Estábamos discutiendo el proyecto de rehabilitación urbana, destrucción del medio ambiente, derechos humanos y de los trabajadores. Todos los debates subrayaron que estos temas resultaban de  las políticas del gobierno. Se eligió un comité que fue creciendo y cambiando su composición.
Cuando desperté en la mañana siguiente,  el campamento había sido ahogado en gas lacrimógeno y todo el mundo corría de un lado a otro. La policía prendió fuego a las tiendas. Arrancaban los pequeños árboles que se habían plantado en la víspera. Las topadoras volvían  a trabajar, protegidas por la policía antidisturbios.
Nosotros queríamos  vengarnos de la policía. Alguien leía un texto con la ayuda de un megáfono que se salvó del fuego. Otra preguntaba, cantando: "¿pero quién prendió fuego mi guitarra?".
Cuando conseguimos entrar al parque instalamos tiendas  más grandes. En la noche se incorporaron decenas de miles de personas en la plaza. Entre ellos, famosos músicos que cancelaron sus conciertos y llegaron al parque.
Personas de diversas orientaciones se unieron, trabajadores en huelga de regiones que han sufrido la sed de ganancias de las empresas y del gobierno, los aficionados al fútbol, partidos de  la izquierda radical, asociaciones estudiantiles, feministas, anarquistas, veganos…
En la noche siguiente estábamos mejor preparados. La basura se recogía regularmente.  Los voluntarios de los equipos de seguridad patrullaban la zona. Las mujeres podían caminar cómodamente y con seguridad por el campamento. Las nuevas leyes del gobierno sobre el alcohol  transformaron su consumo en acción política. La gente coreaba consignas y canciones mientras bebía.
A la mañana se comenzaron a distribuir cientos de gafas, máscaras antigás, limón, vinagre y preparaciones caseras de pastillas para los dolores de estómago y disminuir los efectos del gas lacrimógeno. Había miles de personas en el parque cuando la policía atacó a las 5 de la mañana. No hubo ninguna advertencia y de repente ya no pudimos ver nada. Evacuamos el parque siguiendo el plan que nos habíamos trazado.
Los enfrentamientos en las calles continuaron durante esa mañana. Me las arreglé para colarme en el parque sin problemas, aprovechando el cansancio de la policía. Miré el puente del Bósforo tomando mi té a la sombra de un árbol. Espero que no haya sido  la última vez que contemplo esa vista.
Los manifestantes trataron de entrar al parque, juntándose varias veces en las calles laterales. La policía lo impedía recurriendo al uso excesivo de la fuerza. La ciudad entera se convirtió en un campo de concentración. Algunos manifestantes cruzaron el puente que une Asia con Europa.
 ¿Quiénes son estas personas que se unieron en la Plaza? Mentiría si dijera que todos comparten la misma opinión y los mismos objetivos. Lo único que los juntaba era la furia contra el gobierno... La violencia policial contra los jóvenes que protegían esos árboles provocó la reacción de la gente y todo el que está contra el gobierno salió a las calles.
Miles de hombres y mujeres que nunca habían participado en una manifestación política enfrentaban a la policía durante toda la noche.  Seguían nuevas manifestaciones sin siquiera desayunar. Con sus mascarillas caseras, se rebelaban  contra la policía, a veces cantando, a veces con gritos de indignación. Hubo manifestantes de familias acomodadas, pero también desempleados. Desde asociaciones musulmanas a partidos socialistas, muchos grupos diferentes caminaban hombro a hombro.
Algunas personas buscaban  refugio en las barricadas, tuiteaban, cargaban fotos para Instagram, con un casco de la policía,  de los últimos grafiti que insultaban al primer ministro. Otros bebían cerveza cuando podían descansar. Me encontré con una pareja que estaban planeando su casamiento en una cabina telefónica donde me había  protegido de la lluvia de balas de goma.
En los últimos cinco días, un número creciente de manifestantes se divierten y protestan al mismo tiempo, sin dormir o descansar. El lema más gritado es "¡Gobierno dimisión!". La violencia policial no nos va a aplastar. El miedo ya ha sido derrotado. Aprendimos a levantar nuestra voz cuando estamos enojados. Algunas personas luchan, otras bailan. Están los menos sobrios que lanzan ataques allí, mientras otros recogen la basura y curan a los animales de la calle.
No sé qué va a pasar mañana. Pero hoy es un nuevo día y todos somos nuevas personas. ¿Qué estoy haciendo ahora? Mientras decenas de miles de manifestantes piden la dimisión del primer ministro por muchas razones diferentes, yo escribo sobre el capó de un coche de policía destruido.
Kivanç Eliaçik es director del Departamento de  Relaciones Internacionales del DISK (Confederación de los Sindicatos Progresistas de Turquia) y miembro de la asociación para salvar el parque Gezi  de la Plaza Taksim.

No hay comentarios:

Publicar un comentario