jueves, 8 de noviembre de 2012

Desde el Reclusorio Oriente de la Ciudad de México, carta de preso del SME a Felipe Calderón


Carta a Felipe Calderón
de un Preso Político del Sindicato Mexicano de Electricistas

El Gnomo de Los Pinos

Rogelio García Flores
(Trabajador de Cobranzas -126317-, preso político del SME)




Reclusorio Oriente, México DF, a 7 de noviembre de 2012



Para el gnomo de Los Pinos,
Felipe Del Sagrado Corazón de Jesús Calderón Hinojosa:

Por medio de este escrito quiero que sepas que has hecho de este país lo inimaginable; lo menciono porque en lo personal, nunca imaginé ver a mi México tan pisoteado y magullado como lo está en este momento y como lo dejarás por tus intereses personales y los de la oligarquía mexicana. Nunca creí capaz a alguien, de destruir a nuestra patria y a nuestra gente con tal cinismo y odio.

Quiero enterarte, de que nuestra nación ha sido afectada por tus estupideces, por tus decisiones impulsivas que demuestran que eres una persona que no ha evolucionado, ni aprendido nada en esta vida, que no tienes principios, pero sí tendrás finales, pues sé que por fin terminará tu mandato, lo cual me da una emoción inmensa.

Nuestra gente no necesita de gente inepta como tú, me da mucha pena decir tu nombre, me aborrece comentar que eres el presidente de mi país. ¿Crees que tus hijos se enorgullecen de ti? Obviamente ¡no!, el mismo Sagrado Corazón de Jesús se retuerce en los cielos al ver lo que creó en ti; eres el demonio encarnado.

Eres malvado. ¿Sabes cuánto daño causas con tu presencia? Sí, daño, es lo que causas en donde te paras, pero sé que tu actuar es por tu oligofrenia; dicen que perdiste la razón, y yo les contesto que nadie puede perder algo que nunca poseyó. Evidentemente nunca has tenido razón, pues extinguiste Luz y Fuerza del Centro, creyendo que el servicio iba a mejorar con los corruptos de CFE; te robaste la presidencia con tal de destruirnos; anunciaste una guerra contra el narcotráfico, la cual convertiste en una masacre nacional, culpables e inocentes murieron por igual, hiciste de nuestro ejército militar a un ejército de mercenarios; prometiste no meterte y proteger los centros ceremoniales de los huicholes, y se los entregaste a compañías canadienses como la First Mayestic Silver para que explotara nuestras tierras. ¿Y qué ganaste, qué lograste? Yo lo sé, mucho sufrimiento y sangre ¡por nada!

Encierras injustamente a gente inocente en la cárcel, tratando de callarla, intentando dar un escarmiento “ejemplar” (según tus ideas arcaicas), a millones que luchamos por nuestros derechos y nuestra nación.

Pero ¿sabes algo? Ni la cárcel hizo que me callara, y mucho menos que mis ideales desparecieran, al contrario, se fortalecieron aun más. ¿Creíste que sería un castigo encerrarme? ¡Te equivocaste nuevamente! El veneno de una serpiente no causa daño en un dragón.

Hace 18 meses me encarcelaste y pienso que no hay mucha diferencia con lo que millones de mexicanos viven en las calles, pues con tu gobierno “ni saliendo libre seré libre”.

Fracasaste en todo, ¿cómo te sientes? En lo personal, estoy contento al saber que te vas, realmente una victoria más para nuestro sindicato; tengo la certeza de que a tu partida seguiremos trabajando en rescatar a nuestro pueblo y sacarlo del hoyo en donde lo dejaste; y la satisfacción de saber que serás recordado como el peor de los presidentes de la historia, obviamente después de Días Ordaz y Salinas de Gortari.

Seguirás recibiendo mentadas por el resto de tus días, en cada palpitación de tu corazón, y aun cuando dejes de existir; me reiré cuando ganemos esta digna lucha; lo haré justamente como lo hago en estos momentos de ti y desde mi aposento empolvado dentro de esta horrorosa escultura de piedra.

Fuiste un presidente de risa, nunca fuiste respetable y mucho menos respetado, no aprendí nada de ti, me han dejado mejores aprendizajes los animales. Gnomo del mal, te quedó grande el saco y les dejas violencia a nuestros niños, también a nuestro pueblo.

Los escasos días que te quedan en la presidencia, serán como años para los mexicanos. ¡Respeta a nuestra gente! Y si tienes dignidad, discúlpate ante nosotros, “acepta que nunca fuiste mexicano”. No vuelvas jamás a nuestro país.

No permitiré nunca que alguien como tu se burle de nosotros los mexicanos como tu lo has hecho, lucharé siempre contra las injusticias que le hagan a mi país, a mi nación.

A mi, me juzgará un juez; a ti la vida, con la cual no se juega, de la que no podrás burlarte como lo sigues haciendo con nosotros y desde hace seis años.

Me despido de ti por pura cortesía, esperando no volver a saber de ti. Comienza la cuenta regresiva para que se terminen los privilegios y te largues; ese día será seguramente de fiesta nacional para nuestro país, el cual te rechazará en caso de que regreses, creemme... No serás bienvenido.


Rogelio García Flores
Preso Político del SME


No hay comentarios:

Publicar un comentario