domingo, 6 de mayo de 2012

Carta abierta al rector de la UNAM sobre la invitación que hizo a los candidatos a la presidencia de México

Carta abierta al rector José Narro Robles

Los Brigadistas

 
En relación a la invitación que usted hizo a los candidatos a la presidencia de México para que asistan a las instalaciones universitarias a efectuar actos de campaña, queremos manifestar lo siguiente:

1. Debe quedar claro que esa invitación está muy lejos de ser representativa del sentir de los universitarios. Somos muchos los estudiantes que no estamos de acuerdo en abrir las puertas de nuestra universidad a personajes como Enrique Peña Nieto y Josefina Vázquez Mota.

2. Desde 1968, después de la matanza del dos de octubre, el movimiento estudiantil universitario rompió con el gobierno y con todo lo que representan el PRI y el actual partido en el gobierno, que no buscan sino sumir en la miseria y el oprobio a nuestro pueblo. Por ello, los estudiantes de muchas generaciones han expulsado a los representantes de ese poder que han intentado pasearse por las instalaciones de la UNAM.

3. La UNAM no está abierta para los abanderados de quienes la han dañado con las políticas impulsadas en el terreno educativo y social. No son bienvenidos quienes acusaron a los estudiantes de delincuentes en 1968 y ordenaron las matanzas del dos de octubre y del 10 de junio; no son bienvenidos quienes, desde el poder, pretendieron privatizar esta Máxima casa de estudios en 1999 y tras doscientos noventa y cinco días de huelga irrumpieron en el campus con la extinta PFP apresando a cerca de mil estudiantes; no son bienvenidos quienes ven a la UNAM sólo como botín político.

4. Enrique Peña Nieto es la nueva cara de las políticas arcaicas y retrógradas, impulsadas por el PRI y el PAN, que han conducido a la terrible situación social que hoy atraviesa nuestro país. En sus manos lleva las veintisiete violaciones de mujeres en el operativo contra los campesinos de San Salvador Atenco y la muerte de Alexis Benhúmea, estudiante de veintidós años de la Facultad de Economía. Nadie puede imaginar que Peña Nieto pretenda debatir intelectualmente con los universitarios cuando el país entero fue testigo de su poco nivel cultural y cuando ha dado reiteradas pruebas de su desconocimiento de la situación de la mayoría de los mexicanos. Para difundir sus mentiras y las engañosas imágenes que quiere presentar de la política de muerte y miseria que representa, Peña Nieto cuenta con Televisa y con múltiples comentaristas en los medios masivos de comunicación. Los estudiantes contamos con nuestra memoria histórica y con nuestra dignidad.

5. El intento de introducir a Peña Nieto a las instalaciones de la UNAM es un acto político que tiene como objetivo aparentar una reconciliación del movimiento estudiantil con el poder que él representa. No se trata de un acto más de proselitismo electoral, mucho menos de un debate o un intercambio de ideas entre los universitarios y ese personaje. Es una provocación para la actual generación de estudiantes.

6. Que Peña Nieto ocupase una silla universitaria para repetir sus promesas de campaña, representaría el triunfo político de haber sido el primero de su estirpe que logra tal hazaña. Para el movimiento estudiantil significaría una traición a los legados de las luchas de 1968, 1971, del CEU y del CGH, sería una traición a los indígenas zapatistas, a los campesinos de Atenco y a todos los que han enfrentado las agresiones del régimen.

Por todo lo anterior, manifestamos ante toda la nación que rechazamos la presencia de este tipo de personajes en la UNAM.

Estudiantes agrupados en el CGH - Ho Chi Minh



1 comentario:

  1. Como estudiantes conscientes de la realidad del pais, o simplemente como estudiantes de una casa de estudios como lo es la UNAM deberíamos mostrar una actitud abierta, positiva y proactiva hacia cualquier forma o corriente política sin importar cual sea, se trata de mejorar, de cuestionar a aquellos que desean gobernar o formar parte de este gobierno, de hacerlos ver sus errores y reconocer sus aciertos mediante diálogos pacíficos pero precisos, tratar de mostrar las evidencias reales que sustenten las criticas y evitar los rumores y todo aquello que carezca de bases firmes. Si nos vamos a cerrar al dialogo político lo justo es que se cierre para cualquier representante de partido alguno, y si nos vamos a prestar al dialogo debe ser a todos. Ese es el espíritu de nuestra casa de estudios. Es tiempo de dejar grillas y politica mediocre que solo beneficia a ciertos sectores. ¿Somos o no somos mexicanos? Queremos el beneficio común o solo nos interesan nuestros propios intereses?, Que pena que uds. que dicen hablar en nombre de la "UNAM", demuestren estar en contra del propio espiritu de la misma.

    ResponderEliminar