viernes, 9 de septiembre de 2011

Piñera se quiere entregar los campos de enseñanza de la medicina al mejor postor


Comunicado del Consejo de Estudiantes de la Salud

Salud y Educación al mejor postor.

En relación a la notificación que obliga a los estudiantes de la Universidad de Chile al desalojo inmediato de los campus clínicos del servicio de salud metropolitano oriente, correspondiente a los Hospitales Salvador, Luis Tisné, Tórax y al Instituto de Neurocirugía, como Consejo de Estudiantes de la Salud declaramos:

Nuestro máximo rechazo a la notificación citada, pues constituye una medida violenta, arbitraria y abrupta. La que incluso fue informada por la prensa a la comunidad universitaria faltando gravemente al respeto y comunicación minima que debe primar entre las autoridades de los centros de salud, los estudiantes, docentes y funcionarios de las universidades que mantienen una relación docente-asistencial.

Nuestro total apoyo a los estudiantes de pre y post grado de las distintas carreras de la salud de la sede oriente de la Facultad de Medicina de la Universidad de Chile que hoy ven amenazada la continuidad de su formación clínica en estos centros, desconociendo el gran compromiso e importante papel que juegan estos estudiantes para con el funcionamiento de los servicios y la dedicada atención a los pacientes que allí se atienden. Desde ya como Consejo de Estudiantes de la Salud de la Universidad de Chile nos declaramos movilizados por buscar una solución al problema inmediato que presentan nuestros compañeros, conjuntamente con abordar el problema de fondo que da pie a los numerosos conflictos que se presentan a la hora de tratar la relación entre universidades, carreras de la salud y sus campus clínicos.

Actualmente esta relación se rige por la norma 18, la que determina los parámetros para licitar convenios docentes-asistenciales, dejando abierta la posibilidad de cobrar a las universidades para que sus estudiantes puedan realizar sus prácticas en los centros asistenciales. Esto conjugado a la escasa responsabilidad que existe por parte del Estado en términos del financiamiento a la salud pública obliga -así como se ve en las universidades y lo ha dejado manifiesto el movimiento estudiantil actual- a entrar en lógicas de autofinanciamiento, abriéndose al mercado y la competencia por recursos. Así es como la salud y la educación se transforman en mercancías, y la vinculación que se genera entre universidades y centros clínicos, se traduce finalmente en la compra-venta de pacientes al mejor postor.

Frente a esto creemos que, ante esta indignante situación, en primer lugar el Estado debe responsabilizarse de los derechos más básicos de la población, tomando un rol activo en garantizar la salud y educación para el pueblo. Por otra parte, debe existir una estrecha relación entre las universidades del estado y los servicios de salud pública, garantizando la formación de profesionales en los centros de salud que atienden a un sector importante de la población de condiciones socioeconómicas bajas, de esta manera es posible potenciar un real compromiso de la educación y la salud pública con las verdaderas necesidades de la sociedad chilena.

Finalmente, rechazamos enfáticamente tanto la desvinculación de los hospitales del servicio de salud metropolitano oriente de nuestra casa de estudios, como también las lógicas que sustentan estas medidas y que pueden llevar a situaciones similares en el futuro.

Nos negamos a la posibilidad de que se oferte la salud y la educación,
que se vendan los títulos y los pacientes.
¡Defenderemos los derechos de nuestro pueblo que este modelo niega!
Consejo de Estudiantes de la Salud, 9 de septiembre 2011

Jueves 8 de Septiembre 2011 15:29 hrs.

Escándalo genera orden de desalojo del Gobierno a campus clínicos de la U. de Chile

http://radio.uchile.cl

Paula Correa
 
Polémica causó la resolución del Ministerio de Salud que ordena anticipar el fin de los convenios docente-asistenciales y desalojar los campus clínicos de la Universidad de Chile en distintos hospitales del sector oriente a fin de licitar las instalaciones. Frente a esto nuestra casa de estudios y parlamentarios denunciaron un intento por mercantilizar la enseñanza de la medicina.

Las autoridades afirmaron que se trata de “regularizar” los convenios, sin embargo, esto se haría licitando los campus clínicos, con lo que se abre la opción de entregarlos a privados.
Cecilia Sepúlveda, decana de la Facultad de Medicina, afirmó que el Luis Tisné y Neurocirugía operaban a través de un convenio vigente y que en los Hospitales del Tórax y El Salvador, la universidad estaba esperando que estos centros dieran la señal para regularizar la situación.

En conversación con Radio Universidad de Chile, la decana criticó la opción de licitar los campus e hizo un llamado a las autoridades a transparentar su postura. “Cuando se nos dice que se quieren abrir procesos de licitación, creemos que lo que se está planteando en concreto es que se quiere entregar los campos clínicos al mejor postor. Es decir, aquellos que cuenten con los recursos económicos suficientes para comprarlos o arrendarlos. Claramente se está sugiriendo que sea el mercado el que resuelva y aquí el Gobierno tiene que señalar con claridad si está o no por el lucro en la formación de los profesionales de la salud”, sostuvo la académica.

Cecilia Sepúlveda agregó que no se trata de permanecer en estos campos clínicos sin entregar nada a cambio, ya que los convenios docentes-asistenciales son una alianza estratégica con la Universidad, donde se aporta a los proyectos y formación de especialistas que esos campos requieran.

Por su parte, el ministro de Salud, Jaime Mañalich, indicó que no se está pidiendo el desalojo y que “aquí se debe haber producido un mal entendido, ya que no emana de la Contraloría un decreto de desalojo ni nada que se le parezca”. Sin embargo, en las cartas enviadas por los directores de los Servicios a nuestra casa de estudios señalan lo contrario.
“Me atrevo a anticipar que la mayoría de las situaciones se van a resolver por una continuidad, renovación o una presentación de convenios donde no existen a favor de los campos clínicos o de las casas de estudios que históricamente han ocupado esos recintos asistenciales”, dijo el secretario de Estado.

Frente a esta polémica, el presidente del Senado, Guido Girardi – respaldado por el presidente de la Comisión de Salud de la Cámara Alta, Fulvio Rossi y los diputados Juan Luis Castro y Enrique Accorsi – afirmó que esta situación es “gravísima y está en la frontera de lo inmoral” toda vez que se busca ahora privatizar la enseñanza.

“Históricamente la calidad de la formación de los profesionales de la salud en Chile se manifestó porque los estudiantes de las universidades estatales se forman en los hospitales públicos. Eso es algo que beneficia a ambos. Lo que está pasando ahora es que está llegando el lucro de manera brutal y sin compasión y se está interponiendo el interés privado por sobre el bien común. Lo que uno debe suponer aquí es que hay muchos amigos dueños de universidades que tienen mucho interés de tener campos clínicos”, sentenció el parlamentario.

Por su parte el diputado Accorsi añadió que no puede ser que los privados sigan utilizando la infraestructura pública, cuando deberían tener sus propias instalaciones y afirmó “es un traspaso encubierto de recursos del estado a instituciones privadas”, por lo se está pensando en juntar las firmas para crear una comisión que investigue este caso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario