domingo, 25 de septiembre de 2011

Inicia proceso de reforma al Plan de Estudios en la Facultad de Economía... y también la resistencia contra una posible imposición


Las autoridades de la Facultad de Economía han iniciado SIN TI el proceso de reforma al Plan de Estudios de Licenciatura (PEL)

El documento con que se abre paso esta modificación fue aprobado (con 10 votos a favor, 1 abstención y 1 voto en contra) en la Sesión del 14 de Septiembre de la “Comisión de Planes y Programas de Estudio”, del Consejo Técnico (CT) de la FE, a pesar de la oposición de un conjunto de estudiantes y profesores adjuntos presentes, que conminaron a los miembros del Consejo Técnico a no aprobar un documento, totalmente desconocido por la comunidad, que por la vía de los hechos da inicio a una reforma que afectará a miles de estudiantes de generaciones futuras. Este proceso, de inicio a fin, debe incluir el sentir de la comunidad.

CRONOLOGÍA

Hay muchas formas de privatizar la educación. Una es vendiendo las instalaciones físicas, pero otra, que es la que han intentado imponer en nuestra Facultad, es la privatización de los contenidos académicos, es decir, que los planes de estudio, tanto de la licenciatura como del posgrado, respondan no a los intereses nacionales ni para la resolución de las grandes problemáticas del país, sino a los intereses de unos cuantos. En ese sentido, las autoridades desde hace mucho intentan modificar el Plan de Estudios de la Licenciatura, para hacerlo más técnico y menos social.

1994. El ex director y actual Consejero Técnico del Área de Historia, Pablo Arrollo, impuso el frankenstein de Plan de Estudios que tenemos hoy, eliminando materias clave para la formación de los economistas, como Sociología y Política, Metodología de las Ciencias Sociales, Historia Económica de América Latina y Geografía Económica. Además, el núcleo terminal quedó inconcluso hasta varios años después

2003. El ex director Roberto Escalante, intentó imponer un PE aun más regresivo y neoliberal. Su “propuesta” eliminaba el Área de INAE; reducía las asignaturas de Economía Política a 3 semestres y al contenido a una revisión general “no marxista”; desaparecía varias materias de Historia y el núcleo terminal de Historia y Desarrollo. Aumentaba, eso sí, materias instrumentales para ser “más eficientes”, y menos pensantes.
Una magnífica resistencia de la comunidad, le puso un alto a las autoridades. La reforma al PE, impulsada desde el Banco Mundial y los grupos de poder mafiosos que controlan la Universidad, no prosperó. Escalante utilizó incluso la amenaza y la represión, creó grupos porriles para intimidar a la comunidad que se opuso a esta nueva y regresiva reforma académica.

2007. Se modifica el Plan de Estudios del SUA, sin la consulta a la comunidad y sin debate alguno.

2008. De nueva cuenta, el ex director Roberto Escalante intentó una reforma académica, por medio de la división de la Facultad en dos licenciaturas. La imposición de la nueva licenciatura (“Economía y Negocios”), fue rechazada por la comunidad. No obstante, se convirtió en la base para la licenciatura de Economía Industrial en la Escuela Nacional de Estudios Superior (ENES) Campus León. Destaca que a pesar de que la educación es pagada con los impuestos del pueblo, aquel plan de estudios de Economía y Negocios es totalmente ad hoc para los empresarios, además de que no contiene una formación como economista solida y científica.

2005-2010. Ante la incapacidad institucional de reforma al plan de estudios, la administración de Roberto Escalante se dedicó a presentar reformas académicas en el Posgrado de economía de la UNAM, como una continuación de los procesos inconclusos desde 1994. El principal de estos resultados fue la creación del Programa Único de Especializaciones en Economía, aprobado en 2005.
Actualmente se ofrecen nueve especializaciones, todas aprobadas sin la participación estudiantil y sin debate académico alguno entre la comunidad

2011. El viernes 9 de septiembre, el Director Leonardo Lomelí presentó en la Comisión de Planes y Programas del Consejo Técnico, una propuesta de foros para elaborar un diagnóstico sobre la Facultad y consecuentemente, con base en los resultados de los foros, preparar la reforma al plan de estudios. Cinco días después, sesiona el Consejo Técnico para aprobar dicha Convocatoria.
La Convocatoria emitida por la administración apunta a que “todos puedan participar”, pero el documento dice explícitamente que será el Consejo Técnico quien finalmente decida (es decir, un órgano no representativo de la comunidad y donde el director tiene la absoluta mayoría).
Por último queremos dejar sentado que, aún cuando este proceso está iniciando, las autoridades están avanzando solas, lo cual es sumamente peligroso para el futuro inmediato de nuestra facultad.
¡Lomelí y miembros del CT: no generen un nuevo conflicto! Una reforma académica sensata, que refuerce nuestra ciencia social para beneficio de la institución, de la UNAM, de los próximos egresados y del país en su conjunto, sólo será posible con la participación de todos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario