martes, 21 de septiembre de 2010

Sigue la masacre a San Juan Copala y un muerto cinco desaparecidos

Verónica Villalvazo/fridaguerrera

Oaxaca de Juárez , 19 de septiembre 2010.- Llevan 38 días instaladas en el zócalo de la capital de Oaxaca mujeres que tuvieron que salir de su comunidad, esa que las vio nacer, muchas de ellas ni siquiera habían salido alguna vez de esa tierra, la que describen llena de agua, árboles de vida...

La cronología ya es conocida en noviembre de 2009 se agudiza lo que por años ha pasado pero que por momentos se había deteniendo un poco, sin embargo lo que en la actualidad sucede en San Juan Copala, asusta ya que nos encontramos frente a un genocidio que parece no importarle a nadie la respuesta siempre es la misma, "ah son triquis".

Durante la madrugada de este 19 de septiembre, los grupos paramilitares que mantienen tomado el Municipio Autónomo de San Juan Copala, nuevamente atacaron a los habitantes que aún permanecen en ese lugar.

Reina Martínez Flores nuevamente denunció la muerte de sus compañeros la madrugada de este domingo, Paulino Ramírez de 28 años de edad, David García Ramírez de 29 años y la desaparición de Eugenio Martínez López de 65 años de edad padre del Presidente Autónomo de San Juan Copala Jesús Martínez Flores, Jordán Ramírez González de 33 años, María Agustina Flórez de 54 años y Susana López Martínez de 21 años de edad.

Al ser informadas sobre estos hechos los ojos de las mujeres se llenaron de lágrimas. El terror que no para, la zozobra, la duda, esa que carcome a cualquier ser humano, la pregunta y ¿ donde están?, el enojo ¿ "por qué no nos creen lo que nos informa la gente que se encuentra cerca de San Juan Copala?,¿ por qué el gobierno sigue sin creernos cuando le hemos mostrado que no mentimos"?, era lo que se escuchaba dentro del campamento que mantienen en resistencia.

Hoy solo queda esperar, la lluvia nuevamente arreció este domingo, es como si el mismo cielo derramara lágrimas de desesperanza, ante la indiferencia de la sociedad, ante el dolor que estás mujeres siguen mostrando a los pocos medios de comunicación que las toman en cuenta.

Sin embargo en ocasiones parecen agotadas, desesperadas, su familia está allá, ven a sus compañeras en Oaxaca porque salen heridas de bala de San Juan, Copala, las lágrimas de ellas; de las heridas se han secado, "no sale agua" dice una de ellas con la mirada perdida y la pierna fracturada por la herida que la bala le ha dejado, la cual se infecto al no ser tratada de inmediato.

El dolor ya es insoportable, las mantiene en pie una de ellas; la que con el rostro lleno de coraje, les dice que van a seguir resistiendo, que lograran que tomen en cuenta sus demandas, así vaya su vida de por medio aún estando en Oaxaca.

No hay comentarios:

Publicar un comentario