jueves, 9 de septiembre de 2010

Lo que no informó Peña Nieto



ÚltimaPalabra.mx

En su quinto Informe de Gobierno, Enrique Peña Nieto, gobernador del Estado de México, calló más de lo que dijo. No informó. Maquilló, si acaso, la realidad de un estado donde campea la impunidad, y el crimen y la violencia han encontrado tierra fértil. Presumió cientos de compromisos cumplidos pero no habló de los enormes retrocesos que su administración ha dejado.

Cobijado por una campaña mediática permanente nunca vista para la promoción de un gobernante, Peña Nieto puede presumir un elevado índice de aprobación y reconocimiento a su gestión. No sólo eso, es el más aventajado en la aún joven carrera presidencial.

El mandatario mexiquense ha logrado disfrazar ante buena parte de la opinión pública, con la ayuda de la televisión, sus limitaciones como gobernante. No por nada tiene comprada inmunidad absoluta. No importa que cuando es entrevistado sin guión ni apuntador de por medio exhiba sus limitaciones. No importa que sus mensajes y anuncios carezcan de sustento. No importa que su discurso esté hueco. Televisa lo salva. Peña Nieto es el rey del teleprompter.

Pero en realidad, su labor como gobernante deja mucho que desear. Su administración no resiste la más mínima revisión. Por eso su informe fue más bien un mensaje lleno de cifras alegres que buscaron esconder buena parte de la realidad que padecen los mexiquenses.

***

Cómo olvidar su incapacidad demostrada en momentos de crisis como la de la influenza, cuando desatada la alerta sanitaria, el gobernador tardó varios días en reaccionar, y cómo no, si la secretaría de Salud estatal no tenía titular desde 4 meses atrás. O las más recientes inundaciones en el Estado de México que lo retrataron como un mandatario falto de sensibilidad y timorato para controlar la situación.

Pero quizás, nada más alarmante que la forma en que se han incrementado los niveles de criminalidad durante el gobierno de Peña Nieto. El Estado de México es una verdadera zona de desastre en materia de impartición de justicia.

No únicamente fue el caso Paulette, que el gobierno mexiquense enredo y “resolvió”. En realidad la trágica muerte de la pequeña sólo exhibió el errático trabajo y la manera de “hacer justicia” que impera en aquella entidad.

Y es que, con Peña Nieto en la gubernatura, la impunidad se ha vuelto algo cotidiano. Se ha desatado una ola de violencia contra las mujeres –en la última década han sido asesinadas 2,991— que supera 3 a 1 a los feminicidios ocurridos en, por ejemplo, Chihuahua, incluido Ciudad Juárez; existen poco más de 30 mil órdenes de aprehensión, relacionadas con ejecuciones, secuestro, homicidio, lesiones, robo con violencia y violación, a las que la Procuraduría estatal no ha dado cumplimiento; hay un grado ofensivo de impunidad: el 95 por ciento de los homicidios nunca se resuelven.

Pero claro, eso no lo dijo ayer Peña Nieto en su Informe de Gobierno. Tampoco que lleva cuatro procuradores en cinco años de mandato.

Mucho menos habló de la enorme comodidad que han encontrado, para asentarse en territorio mexiquense, los capos de la droga. Algunos de los criminales más peligrosos han sido detenidos en aquella entidad, donde cómodamente vivían.

Edgar Valdéz Villareal, La Barbie, fue detenido en La Marquesa. Muy cerca de ahí, también en el Estado de México, en abril fue apresado Gerardo Álvarez Vázquez, El Indio, uno de los principales operadores de los Beltrán Leyva. En Tlalnepantla, en junio fue capturado José Francisco Barreto García, El Contador, quien manejaba las finanzas del mismo grupo criminal. Por si fuera poco, Abel Silva Petriciolet, cabecilla de la banda que secuestró y asesinó al joven Fernando Martí fue detenido también en el Edomex, en Atizapán de Zaragoza.

De eso, por supuesto, ni una palabra.

***

Lo que sí hizo Peña Nieto, durante su mensaje, fue dar clases de “ética” al lanzarse con todo en contra de las alianzas electorales. Dijo que son “autoritarias” y faltas de “congruencia”. Y remató señalando que “desvirtúan a la democracia, al gobierno y sus instituciones”.

No sorprende que busque satanizar las coaliciones PRD-PAN. Sobre todo porque tras los éxitos electorales que éstas se apuntaron el pasado 4 de julio, quedó demostrado que no hay gobernadores invencibles, y que aún con todo el aparato del estado y la utilización grosera de recursos públicos, los caciques pueden ser derrotados.

Las uniones buscaban frenar el aplastante camino que mantenía Enrique Peña Nieto rumbo a 2012. Hasta antes del Superdomingo electoral, no se veía cómo podrían hacerle frente al mandatario mexiquense.

Pero parece que hallaron la fórmula. Perredistas y panistas tienen la mira puesta en el puntero de la carrera presidencial. Ese es el verdadero objetivo que dio vida a las alianzas: ganar el Edomex y con ello deshacerse del más aventajado aspirante. Y vaya que no es misión imposible. Sobre todo si se considera que desde 1991, el PRI nunca ha ganado más del 42 por ciento de los votos en aquella entidad.

Por eso Peña Nieto sale y vapulea las coaliciones y prefiere ocultar la realidad de su estado. Sabe que un buen candidato en alianza, sumado a los magros resultados de su administración, podrían poner en riesgo su eventual aspiración presidencial.

La parafernalia montada ayer en el informe de Peña Nieto no hace más que retratar que el viejo PRI sigue más que vivo. El mensaje del mexiquense derivó en besamanos.

Por eso, creído y semi endiosado por sus seguidores, el gobernador del Edomex se cree invencible y todo poderoso. Se ve ya sentado en Los Pinos en 2012. No parece darse cuenta de los fantasmas que rondan su figura. Esta crecido. Presume sus “logros” y su vida “perfecta”. Posa y vende su imagen y carisma. Televisa le sigue el juego y “La Gaviota” es una actriz de reparto en el guión del mexiquense.

Pero a Peña Nieto no tardarán en aparecerle sombras que podrían perseguirlo. Desde su alianza con Televisa y sus impresentables nexos con Arturo Montiel, hasta su relación y futuro matrimonio con Angélica Rivera, pasando por la opacidad en la muerte de su primera esposa y el desastre, que en muchos rubros, ha dejado en el Estado de México.

No hay comentarios:

Publicar un comentario