miércoles, 18 de agosto de 2010

RAZONES QUE DEFIENDEN LA CAUSA DE LOS CINCO CUBANOS




Según criterios unificados de grupos internacionales de solidaridad en
más de 100 países, de varios premios Nobel, de autoridades y personalidades cubanas y de otras naciones, y del bloque de abogados y juristas relacionados con la causa, existen 10 razones que justifican ladefensa de los Cinco:

1.- Situaciones y circunstancias urgentes de necesidad vividas por Cuba ante el terrorismo organizado, financiado y ejecutado desde Estados Unidos, con ramificaciones en otros países, determinaron la decisión de esos cinco hombres para cumplir una misión arriesgada en el seno de una mafia anticubana que secretamente ha urdido lo que públicamente proclama sobre planes terroristas contra Cuba. No eran,
pues, espías a la caza de secretos bien guardados de la seguridad de Estados Unidos, sino luchadores infiltrados en organizaciones, grupos y medio ambiente terrorista en Miami.

2.- Esos cinco hombres eran y son patriotas cubanos cuyas profesiones y trayectorias revelan la sólida formación intelectual e integral que poseen: Ramón Labañino, economista; René González, piloto; Fernando González y Gerardo Hernández, licenciados en Relaciones Internacionales; Antonio Guerrero, ingeniero civil de aeropuertos.

3.- Las informaciones brindadas por los cinco sobre las acciones terroristas planificadas desde Estados Unidos (unas 170), sirvieron para neutralizar los planes macabros y evitar la muerte de ciudadanos cubanos y extranjeros inocentes. En el mismo año de su detención (1998), esas informaciones sensibles (grabaciones, fotos, filmaciones, datos diversos) fueron compartidas y puestas en conocimiento del
gobierno de Estados Unidos, que falsamente mostró interés en conocerlas para actuar consecuentemente, y envió para ello a La Habana una delegación del Buró Federal de Investigaciones (FBI, por sus siglas en inglés). En esa ocasión se comprometió a analizar dichas informaciones y a reciprocar con una respuesta. Sin embargo, la única respuesta que han ofrecido las autoridades norteamericanas, hasta hoy,
ha sido el apresamiento de los cinco patriotas.

4.- La misión de los cinco tuvo una connotación mayor que el simple acto de monitoreo y de prevención de las acciones de terrorismo, ya que estuvo dirigida también a evitar posibles incidentes que sirvieran de pretexto para una agresión armada de Estados Unidos contra Cuba. Por lo tanto, la significación más trascendente de sus actos, fue su contribución a la paz entre los pueblos de Cuba y Estados Unidos.

5.- Después de su detención, los cinco fueron mantenidos en prisión en condiciones de trato cruel e inhumano, incluido el aislamiento absoluto durante meses, sin causa justificada alguna. Se les juzgó en el ambiente hostil de Miami, a pesar de la solicitud interpuesta ante el tribunal para el cambio de sede. En ese hábitat natural de los grupos terroristas, éstos realizaron campañas de propaganda y de
movilización contra los cinco Héroes, además de influir sobre la jueza y el jurado.

6.- Los cinco fueron sancionados con penas desmedidas e injustas, a contrapelo del derecho y la moral: Gerardo, a dos cadenas perpetuas más 15 años de privación de libertad; Ramón, a una cadena perpetua; Antonio, una cadena perpetua; Fernando, a 19 años de privación de libertad; René, a 15 años de privación de libertad. El Grupo de
Trabajo de la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, que sometió a análisis este caso a solicitud de los familiares, dictaminó que las sanciones aplicadas a los cinco "son arbitrarias e ilegales a la luz del derecho internacional y de Estados Unidos," e instó al gobierno de Estados Unidos a reparar esta injusticia. Para hacer más severo el régimen carcelario, las visitas de sus madres, esposas y otros familiares han sido restringidas y para hacerlo aún más cruel
han negado la posibilidad de la visita a la esposa de Gerardo y a la esposa e hija menor (8 años) de René.

7.- La aplicación interpuesta por los abogados de la defensa ante el Tribunal de Apelaciones del Decimoprimero Circuito de Atlanta, fue atendida por tres jueces designados al efecto, quienes después de cerca de dos años, fallaron a favor de la petición, dictaminaron la realización de un nuevo juicio en otra sede y declararon nulas las sanciones impuestas por el tribunal de Miami.

8.- Los cinco esperan -y la humanidad espera- que la honra de la justicia sea salvada. "Los asuntos que estamos presentando, nos dan en este momento la más grande de nuestras oportunidades para liberar a los Cinco. Este es un momento crítico y es muy importante que las redes de apoyo estén al tanto e involucradas activamente en el caso", dijo Leonard Weinglass, abogado estadounidense, jefe del equipo de la defensa.

9.- La causa de los Cinco cuenta con miles de defensores en el mundo, incluyendo los Estados Unidos. Hoy miles de personalidades, organizaciones e instituciones en todas partes participan en una lucha internacional por su liberación. Pocas causas en el mundo concitan actualmente tan activa muestra de solidaridad. Se trata de un
fenómeno sui generis -a pesar de tanto silencio de la gran prensa-, en el que se agrupan, en un frente común, desde hombres y mujeres sencillos de los pueblos de los cinco continentes, hasta galardonados con el Premio Nobel, políticos de variadas ideologías, escritores, juristas, eclesiásticos, artistas y otros profesionales de los diferentes sectores de la sociedad.

10.- Los alegatos de los Cinco ante el tribunal que los juzgó y sancionó injustamente, constituyen cinco piezas oratorias relevantes en que destacan los mejores valores humanísticos de la política, la ideología, la jurisprudencia, la moral, la sociología y la historia de nuestro tiempo. "Nuestros alegatos se fundamentan en la estricta verdad, en la solidez de los principios que abrazamos y en el honor del heroico pueblo cubano", afirmó Antonio.

"Mi país y mi pueblo fueron obligados hace más de treinta años a despertar al peligro y llamados a defender su libertad", dijo Fernando.

"¡Este ha sido un juicio político y, como tal, nosotros somos prisioneros políticos", denunció Ramón.

"La razón y la justicia prevalecerán por encima de los prejuicios políticos y los deseos de venganza", advirtió Gerardo.

"Seguiremos apelando a estos valores y a la vocación por la verdad del pueblo norteamericano con toda la paciencia, la fe y el coraje que nos puede infundir el crimen de ser dignos", declaró René.

La mejor defensa que se puede concebir para reivindicar una actitud y un comportamiento dignos, está en las muchas verdades esgrimidas en sus alegatos. Y hay contundencia en las ideas, válidas para todos los héroes, que en voz de Gerardo alcanzaron resonancia frente al tribunal:

"Su señoría, la Fiscalía considera, y así lo ha pedido, que debo pasar el resto de mi vida en una cárcel. Confío en que si no es en éste, en algún otro nivel del sistema, la razón y la justicia prevalecerán por encima de los prejuicios políticos y los deseos de venganza y se comprenderá que no hemos hecho ningún daño a este país, que merezca semejante condena. Pero si así no fuera, me permitiría repetir las
palabras de uno de los más grandes patriotas de esta nación, Nathan Hale, cuando dijo: "Sólo lamento no tener más que una vida para entregar por mi patria".

No hay comentarios:

Publicar un comentario