martes, 31 de agosto de 2010

"Injusto", sancionar a Irán y permitir el arsenal nuclear de Israel: Evo Morales

Ministro iraní de Industria y Minas anuncia un crédito a Bolivia por 200 millones de euros

Según expertos de EU, en el departamento de Potosí hay yacimientos de uranio, oro, plata y cobre

Foto

El presidente boliviano, Evo Morales, y el ministro iraní de Industria y Minas, Ali Akbar Mehravian, en rueda de prensa ayer en La PazFoto Ap

Rosa Rojas
Corresponsal
Periódico La Jornada
Martes 31 de agosto de 2010, p. 28

La Paz, 30 de agosto. El presidente boliviano, Evo Morales, criticó hoy que el Consejo de Seguridad de la Organización de Naciones Unidas (ONU) imponga sanciones a Irán que, afirmó, no tiene una sola bomba atómica, mientras a Israel se le permite tener un arsenal nuclear ilegal.

En conferencia de prensa conjunta con el ministro iraní de Industria y Minas, Ali Akbar Mehravian, quien anunció que su país otorgará un crédito de 200 millones de euros (254 millones de dólares) para fomentar el desarrollo industrial de Bolivia, el mandatario afirmó que el mundo no puede ocultar un problema internacional, en el que Irán es amenazado permanentemente por Estados Unidos.

Exigió que cesen las amenazas de la Casa Blanca a Irán con falsas acusaciones de que desarrolla un plan nuclear para generar violencia.

Morales subrayó que, de acuerdo con las informaciones oficiales y de carácter internacional, Irán no tiene ni una sola bomba nuclear, mientras Israel tiene entre 60 y 200 que no han sido oficialmente declaradas, ni hay ninguna comisión de la Organización de Naciones Unidas (ONU) que le imponga sanciones, reportó la estatal Agencia Boliviana de Información.

La agencia china Xinhua detalló que el Consejo de Seguridad de la ONU aprobó, el 9 de junio, un paquete de sanciones militares y financieras contra Irán por sus actividades de enriquecimiento de uranio.

Las sanciones, impuestas por cuarta vez en poco más de siete años y en medio de un contencioso, forman parte de un plan presentado el 18 de mayo pasado, según el cual Irán no podrá invertir en el extranjero en ciertas actividades delicadas, como minas de uranio, y sus barcos podrán ser controlados en alta mar.

El proyecto también prohíbe la venta a Irán de ocho nuevas categorías de armamento pesado, incluidos carros de combate, e incrementa el escrutinio de las transacciones en el exterior de todas las entidades financieras del país, entre otras medidas. Este hecho, según Morales, es injusto porque rompe el equilibrio y se deja a Israel libre de sanciones.

Morales reiteró el planteamiento que ha hecho antes en relación con Estados Unidos, en el sentido de que en el mundo hay naciones que históricamente invaden con cualquier argumento, a veces con el pretexto de narcotráfico, del terrorismo, cuando en el fondo lo que buscan es ejercer su hegemonía y explotar los recursos naturales.

Bolivia, agregó, jamás va a invadir a ningún país, pero también tiene derecho a prepararse para defenderse si hubiera alguna invasión.

Llamó asimismo a construir un gran movimiento mundial de los pueblos por la paz, para evitar que los mercaderes de la muerte siembren de luto a la humanidad con el objetivo de imponer su dominio sobre el mundo.

Subrayó, sin embargo, que para que haya paz en el mundo, tiene que haber justicia social y que es necesario identificar y lograr acuerdos sobre cómo defender la vida y la humanidad y cómo gestar igualdad con dignidad.

Por su parte, el ministro iraní de Industria y Minas, Akbar Mehravian, resaltó que la colaboración de Teherán incluye, además del citado crédito, la transferencia de tecnología a Bolivia, con la asistencia de expertos iraníes para la exploración de yacimientos minerales y efectuar un estudio y valoración de geología.

Agregó que el presidente Mahmud Ahmadinejad dispuso que los 200 millones de euros sean desembolsados de acuerdo a las prioridades y proyectos de Bolivia, como la expansión de plantas de leche y de fábricas de textiles.

Morales, a su vez, subrayó que la cooperación iraní es incondicional y que esto es para empezar.

Anunció también que la ministra de Planificación del Desarrollo, Viviana Caro, viajará a finales de septiembre a Irán, junto con otras autoridades, para agradecer ese crédito y firmar contratos de ejecución de proyectos.

Caro informó, en conferencia de prensa, que Irán cooperará con el país en proyectos de prospección geológica, pues Bolivia no cuenta con una carta geológica.

Son aproximadamente 300 mapas que deberían realizarse para tener una clara identificación de nuestros recursos; ésa es una de las primeras tareas que vamos a realizar con Irán, explicó, además de la expansión de plantas de leche, fábricas de textiles, fábricas de cemento y tecnología en comunicaciones.

Señaló que el sector minero es el de mayor prioridad, no solamente para un mineral en particular, sino para el conjunto de la potencialidad de Bolivia.

Por otra parte, el matutino El Deber, informó que en la región de Coroma, departamento de Potosí, donde el gobierno boliviano se comprometió a construir una fábrica de cemento, luego de un paro cívico de 19 días, existen, según un informe del Servicio Geológico de Estados Unidos, yacimientos de uranio, oro, plata y cobre, entre otros metales valiosos.

Marco Montoya, ingeniero minero y militar retirado, señaló que en una superficie de más de 100 mil hectáreas hay uranio y otros minerales dispersos, que se podrían trabajar a cielo abierto.

Coroma tiene conflictos de límites con la comunidad de Sevaruyo, Oruro. Según Montoya, desde el área de conflicto la riqueza mineral se tiende hacia el sur, siguiendo la Cordillera de los Frailes, hasta llegar al salar de Uyuni, desierto blanco de 10 mil kilómetros cuadrados que guarda la mitad de las reservas mundiales de litio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario