lunes, 2 de agosto de 2010

Fidel Castro: Mensaje a los jovenes cubanos



(Fidel expresa su convicción de que nuestra juventud hará llegar al
mundo el mensaje de la experiencia vivida por su Patria, como un deber
sagrado de la época que le correspondió vivir)


Durante 57 años, dos generaciones de cubanos, la que nos precedió y la
nuestra, que dirigió ambas desde el Primero de Enero de 1959 hasta
hoy, hemos luchado contra el más poderoso imperio que ha conocido la humanidad.

No albergo temor alguno de parecer exagerado, lo digo con modestia, e
incluso pena. Duele ver como cientos de millones de jóvenes en el
mundo no pudieron siquiera aprender a leer y escribir, o son
semianalfabetos, o carecen de trabajo e ignoran todo lo que se refiere
a los derechos inalienables del ser humano.

Un colosal crimen se comete con miles de millones de adolescentes y
jóvenes de ambos sexos, cuyas maravillosas inteligencias son
manipuladas por los medios masivos de información, e incluso muchos de
ellos, fundamentalmente varones, son convertidos en soldados para
morir en guerras injustas y genocidas que se llevan a cabo en
cualquier parte del planeta Tierra.

El sistema económico que ha prevalecido es incompatible con los
intereses de la humanidad. Debe cesar y cesará.

Las nuevas generaciones de jóvenes cubanos harán llegar su mensaje,
que nació de la experiencia vivida por su Patria, cumplirán un deber
sagrado que le impuso la época que les correspondió vivir. Lo harán
con humildad y con la verdad en la mano, sin la estúpida creencia en
superioridades raciales o nacionales de índole alguna.

Me he preguntado muchas veces:

¿Por qué tienen que morir nuestros
niños y nuestros adolescentes?
¿Por qué tienen que morir nuestros jóvenes?
¿Por qué tienen que desaparecer las inteligencias donde tantas
virtudes podrían sembrarse y cultivarse?
¿Por qué tienen que morir sus padres en guerras fratricidas?

Imaginen que el sitio Web Global Research no merece crédito alguno;
que la teoría de Gregory Ryskin, ingeniero bioquímico de la
Universidad Northwestern, sobre la burbuja de metano que el
articulista Terrence Aym asoció al derrame petrolero de la British
Petroleum en el Golfo de México, no merece atención alguna y nos
invitan a dormir tranquilos.

En el Global Research se publicó la única explicación posible del
hundimiento del Cheonan, un sofisticado buque antisubmarino capaz de
detectar una nave de este tipo a 185 kilómetros de distancia.

Obviamente, no podía ser hundido por un viejo submarino de fabricación
rusa, construido hace más de 50 años.

Nosotros preferimos aferrarnos a la esperanza de que los razonamientos
empleados en la Reflexión que se publicará el martes 3 de agosto, se
ajusten a la realidad.

De lo contrario, el otro peligro de que una guerra estalle, que de
inmediato se volverá nuclear, sería la única alternativa, y por lo
tanto, este mensaje se volverá más importante que nunca.

Ni siquiera existe una posibilidad en mil, en diez mil, en cualquier
cifra que se desee, de que Estados Unidos o Israel renuncien a las
sanciones ya establecidas por el Consejo de Seguridad de las Naciones
Unidas, con límites rigurosos de tiempo, ni de que Irán acepte que sus
barcos sean inspeccionados.

Un ciego lo vería con claridad meridiana.

No nos rendiremos, ni le permitiremos al imperio engañar al mundo.

Fidel Castro Ruz
Julio 30 de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario