martes, 27 de octubre de 2009

Las mentiras del gobierno

Los Brigadistas #4

Mentira 1. Los trabajadores del SME son privilegiados. Para los de arriba “privilegiados” son todos aquellos que mediante años de lucha no sólo han conquistado derechos, sino que además los conservan, por ejemplo el derecho a una vejez digna, que fue plasmada en el contrato colectivo del SME, con una huelga en 1936. Un salario digno, el servicio de salud, de educación, etc. Son condiciones sociales mínimas que todos los trabajadores debieran de tener; pero el neoliberalismo se ha encargado de ir quitando estos derechos a la clase trabajadora. Primero le quitan todo a todos y luego se van en contra de los que con su lucha han defendido sus derechos y les gritan “privilegiados” y nos gritan a los demás: “todos contra esos abusivos”.
¿De qué privilegio nos hablan? Sí el salario promedio de los trabajadores de LyFC es de $220 diarios, es decir, 6 mil 600 pesos mensuales. Incluso, según cifras del sindicato, casi 20 mil trabajadores están debajo de ese promedio. Estos salarios son muy similares a los de los trabajadores de CFE, institución que dicen que se quedará a cargo del servicio.
¿Privilegios? Agustín Carstens gasta 3 mil pesos diarios en comida, lo que significa poco menos de la mitad del sueldo mensual de un electricista; la Comisión Nacional Bancaria y de Valores destinó para este año 712 mil 670 pesos para la compra de dulces, extracto de café, refrescos y desayunos nada más para la oficina de su presidente. La pasada legislatura se gastó casi 13 millones de pesos en galletitas, café y leche, cerca de 7 millones en botellitas de agua, 45 mil pesos mensuales por asistir a su trabajo, etc. Y se atreven a llamarles privilegiados a los electricistas. ¿Quiénes son los privilegiados realmente?

Mentira 2. La compañía de LyFC es costosa e ineficiente. La situación financiera de LyFC la crearon los gobiernos. Hace muchos años que no se invierte en la modernización del equipo, por el contrario los gobiernos en turno, han consentido la descapitalización de la empresa a través de:
a) Limitarle la producción de energía; esta política la llevó a sólo generar aproximadamente el 10% de la energía que distribuye por lo tanto le tiene que comprar electricidad en bloque a CFE. El gobierno decidió que esta transferencia fuera muy cara: CFE se la vende al mismo precio que a los empresarios y, en horas pico, se la vende incluso más cara que a ellos. Tan sólo el pagó de LyFC a CFE en el mes de julio fue de $54, 797, 683.1 millones por la compra de energía.
b) El gobierno otorga precios preferenciales a los empresarios, a ellos les cuesta el Kw/h 88 centavos y en las horas pico 44 centavos, además que a fin de año estos recibos son deducibles de impuestos. Pero lo peor de todo es que los grandes empresarios como los que se alojan en la Torre Mayor, Slim, TV Azteca, Televisa no pagan luz, ¡SE LA ROBAN!
c) No permitir que la propia empresa utilice los mil cien kilómetros de fibra óptica, que con una mínima inversión podría dotar a nuestro pueblo de los servicios de internet, teléfono y televisión, además de la luz, a un precio mucho más barato que las empresas privadas (que ya se están frotando las manos, pues saben que dando estos servicios podrán generar grandes ganancias). Si la concesión de esta fibra óptica estuviera en manos de los trabajadores mejorarían mucho las finanzas de Luz y Fuerza. ¿Cuál ineficiencia?
Se trata entonces de ahorcar financieramente a la compañía, para desprestigiar a sus trabajadores tratando de engañar a la población para que no objete la brutal agresión que deja sin trabajo a más de 40 mil trabajadores.

Mentira 3. Las prestaciones de los trabajadores desangraron a LyFC y obligaron a cobrar altas tarifas en el consumo de energía eléctrica. Históricamente la política de tarifas, las ha definido la Secretaría de Hacienda, el Congreso de la Unión y el gobierno a través de los directivos de la compañía. Pasa por sus manos la decisión de los precios, son ellos los que han decidido subsidiar a empresarios. Durante el sexenio de Fox, se aprobó hacerles una rebaja de 50% a los empresarios en el pago de su consumo de luz y una tarifa Doméstica de Alto Consumo (DAC), quedando en $1.10 Kw/h, el precio promedio para el consumo de energía en los hogares. El resultado es, que el pueblo paga más. El SME ha dicho que se elimine esa tarifa DAC, para que en verdad paguen los altos consumidores y exigió TARIFA SOCIAL para beneficiar a los que menos tienen. Además, antes de esto, Calderón ya había anunciado que eliminará el subsidio en las tarifas (revisa tu recibo de luz, el subsidio es para el usuario, no para los electricistas) y eso significa aumento de precios. Ahorita lo van a posponer para no aumentar el descontento y el apoyo al SME, pero si logran consolidar su decreto, el siguiente paso es eliminar los subsidios. La moneda aún está en el aire.

Mentira 4. El dinero que se obtenga por ahorros al liquidar LyFC, será para los pobres
Lo mismo han dicho cada vez que el gobierno quiere arrebatarnos una empresa estatal, lo dijeron cuando vendieron los ferrocarriles, las carreteras y los teléfonos, que con los recursos que se liberan se van a construir escuelas, hospitales, etc. Pero lo que realmente ha pasado es que el dinero es para rescatar a los empresarios y para pagar préstamos del FMI y del BM. Con el dinero de la venta de todas estas empresas ¿Cuántos hospitales se construyeron? ¿Cuántas Universidades? Ninguna. Lo que está creando el gobierno es más pobres, pero siempre con el argumento de ayudar a los pobres, ¡qué cinismo! Lo mismo argumenta para subirnos los impuestos a todos.

Mentira 5. No se privatizará la energía eléctrica. No, no la van a privatizar mañana, ni pasado. Primero quieren derrotarnos y después procederán, porque esa es la ideología que defiende el gobierno de Calderón y porque es un mandato del BM. Tan sólo CFE ya ha concesionado a privados el 35% de la generación de energía eléctrica del país. Eso es privatización y eso es lo que avanzará si no derrotamos el decreto de extinción de Luz y Fuerza del Centro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario