miércoles, 9 de septiembre de 2009

Los 500 parásitos

Ricardo Alemán
Itinerario Político
31 de agosto de 2009



Está claro que cuando se habla de “los 500”, la referencia es a los diputados federales, cuya popularidad en todas las encuestas está en los últimos lugares, junto con los policías judiciales.

Lo novedoso es el adjetivo de “parásitos”, que muchos acreditan a diputados federales. Fuerte, sobre todo si se recurre a la Real Academia: “Parásito. Que vive a costa de otro de distinta especie, alimentándose de él y depauperándolo sin llegar a matarlo”. Sin duda enojará a muchos de los nuevos diputados federales a la 61 Legislatura —de todos los partidos—, pero lo cierto es que tienen bien ganado el adjetivo.

Díganlo si no las siguientes perlas. El semanario Emeequis documentó que la saliente 60 Legislatura gastó —de 2006 a 2009— 12.72 millones de pesos en galletitas, café y leche; 6.8 millones en botellas de agua; 126 millones en comidas en eventos y vales de alimentos; 613 millones en boletos de avión; 670 millones de seguros médicos; 190 millones en teléfonos fijos, y 32 millones en celulares. Además, cada diputado recibe vales para gasolina, tarjeta IAVE para pasar gratis las carreteras, 45 mil pesos mensuales por asistir a su trabajo, 28 mil mensuales para ayuda ciudadana. Una perla de perlas. El diputado Francisco Javier Calzada, del PRD, pidió baño propio en su oficina de vicecoordinador, que costó 200 mil pesos. ¿Son o no parásitos?

No es todo. Excélsior documentó opacidad en 12% del presupuesto. Es decir, de los 5 mil millones que cuesta la Cámara de Diputados, los coordinadores apartan 600 millones, cuyo gasto no revelan a nadie, conocido como “asignación a grupos parlamentarios”. Y como —son ciudadanos “de otra especie”—, los diputados no sólo tienen fuero, sino que no pagan impuestos. Reciben ingresos limpios. ¿Son o no parásitos?

Pero existen más datos que ofenden a todos. ¿Sabe usted cuánto gana un diputado? Bien a bien, nadie lo sabe. ¿Por qué? Porque depauperan el dinero público hasta para pagar peluquero, dentista, y enfermedades de ex esposas, como ocurrió con un perredista. Por eso, Milenio calculó las horas trabajadas por sesión, de martes y jueves. Concluyó que ganan mil 869 pesos por hora laborada. Es decir, 160 veces el salario mínimo. ¿Son o no parásitos?

Los diputados de la 60 y ahora la 61 Legislatura son —igual que senadores, jueces, gobernadores, alcaldes y funcionarios federales—, la casta divina del Estado. Parásitos azules, amarillos y tricolores. ¡Basta!

EN EL CAMINO Perlas. ¿Saben qué cargo tendrá el diputado Noroña? De risa, velará por el orden del pleno. Y sí, también AMLO se llevó casi 100 millones de pesos de la 60 Legislatura. Ordeñó la vaca de las ubres de oro.

No hay comentarios:

Publicar un comentario