domingo, 9 de agosto de 2009

De “innombrables” y sucesiones

Publicado por shinji el Martes, 4 Agosto 2009Sin Comentarios
Por Isidoro YESCAS

Oaxaca, México.- Primero fue Enrique Peña Nieto y, casi enseguida, Carlos Salinas de Gortari. El primero estuvo en la ciudad de Oaxaca en el mes de julio, el segundo el sábado primero de agosto. La visita del gobernador del estado de México fue discreta y la versión extraoficial fue que estuvo en calidad de turista. Mas protagónico, el controvertido expresidente se dejó ver y entrevistar por algunos medios, sin dejar de “aclarar” que su status era también de turista.

Sin embargo, ambos tuvieron el mismo propósito: sostener reuniones privadas con el gobernador Ulises Ruiz y con los diputados federales electos del PRI.

Peña Nieto se reuniría también con un grupo de empresarios con quienes abordaría el tema de la sucesión del 2010 en Oaxaca, lo que Salinas no hizo…por ahora.

En primer lugar, que es un hecho que ya Carlos Salinas está de regreso y que será, de facto, el eje de las componendas y arreglos políticos entre los gobernadores y los grupos de poder de cara a la sucesión presidencial del año 2012.

Y estas componendas y arreglos pasarán necesariamente por la próxima legislatura federal y la bancada priísta, constituida ya en primera fuerza electoral nacional y en un factor determinante en las relaciones con el poder ejecutivo federal.

Si ahora un personaje fuertemente criticado por la oposición y por importantes sectores de la opinión pública llega a Oaxaca para entrevistarse con el gobernador Ulises Ruiz no es precisamente por el peso que pudiera tener en la próxima legislatura federal la bancada oaxaqueña, sino porque Ruiz Ortiz ha extendido su influencia electoral en otras entidades. Y este factor tiene un peso significativo tanto para las aspiraciones de Peña Nieto, a quien Salinas de Gortari ya dio su bendición, como del propio Ulises Ruiz. El primero porque está sumando apoyos a su precandidatura y el segundo porque está empeñado en pelear la Presidencia del CEN del PRI.

Autoerigido como el factótum de la política priísta , el que fuera bautizado por Andrés Manuel López Obrador como el Innombrable, es probable que no solamente hubiese abordado con URO el tema de la sucesión del 2012 sino también el del 2010 en Oaxaca, asunto en el que Enrique Peña Nieto si mostró interés en su encuentro con un grupo de empresarios en la idea de ir “pulsando” el nombre de un candidato del PRI a la gubernatura que garantice unidad y reconciliación entre todos los grupos políticos y económicos de la entidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario